La ONU insta a una solución "inmediata" para el Líbano

Actualizado 31/07/2006 2:05:20 CET

NUEVA YORK, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Kofi Annan, exigió ayer a los quince miembros del Consejo de Seguridad -reunidos de forma urgente- una "condena en los términos más enérgicos" al ataque perpetrado ayer por el Ejército israelí contra la ciudad libanesa de Qana en el que murieron 54 civiles, 37 de los cuales eran niños.

Annan expresó su pesar ante el escaso apoyo que han tenido sus anteriores llamamientos al cese de las hostilidades y que tras el ataque de ayer debe "provocar la indignación moral de todo el mundo". La ONU atraviesa un momento de "extrema gravedad (...) especialmente el Consejo de Seguridad", aseguró Annan.

En este sentido, informó que el ataque israelí sobre Qana ha vuelto la ira de los ciudadanos libaneses contra las fuerzas de la ONU desplegadas en su territorio, como lo refleja la irrupción de un grupo de manifestantes en la sede de la ONU en Beirut y los disparos realizados contra las instalaciones con el resultado de tres oficiales heridos.

El secretario general de la organización manifestó su temor a que se repitan nuevos ataques en Líbano y a lo largo del mundo islámico a pesar de que las fuerzas de seguridad libanesas mantienen ahora efectivos de vigilancia, por lo que pidió comprensión y paciencia para dejar actual a la diplomacia y los esfuerzos humanitarios.

Annan responsabilizó a israelíes y libaneses de la situación en que se encuentra el conflicto y les acusó de infringir "graves violaciones de la ley humanitaria internacional". El secretario general recordó que el inició de los incidentes ha tenido su origen en Hezbolá y reconoció el derecho de Israel a defenderse.

Sin embargo, subrayó que dicho derecho a la autodefensa no supone un aval para causar "muerte y sufrimiento a una escala totalmente inaceptable". Por esta razón, Annan reiteró su condena a los ataques de ambas partes contra civiles e insistió en que podrán responder ante la justicia internacional por violación de la ley humanitaria.

"Es necesaria una reacción inmediata y urgente para detener el enfrentamiento inmediatamente (...) antes de que más niños, mujeres y hombres sean víctimas de un conflicto sobre el que no tienen ningún control", afirmó Annan dirigiéndose al Consejo de Seguridad y a su "solemne responsabilidad" en la defensa de los civiles.

Por esta razón, reiteró su llamamiento a un cese inmediato de las hostilidades y la autorización de ayuda humanitaria a las víctimas como medidas previas a la consecución de un acuerdo de alto el fuego permanente que contemple el fortalecimiento del Gobierno libanés, el desarme de las milicias y la ejecución de las resoluciones 1559 y 1680 del Consejo de Seguridad.

DESALOJO ANTES DEL ATARDECER.

Annan añadió además que en su conversación de ayer por la mañana con el primer ministro libanés, Fouad Siniora, el Gobierno de Beirut acordó no mantener más reuniones de carácter diplomático hasta que no se ponga en marcha un alto el fuego inmediato.

Por otra parte, el secretario general de la ONU informó al Consejo que la Fuerza Provisional de Naciones Unidas en Líbano (UNIFIL) recibió la orden israelí de que desalojasen antes del pasado anochecer a los civiles de Ramyah y Ayta ash-Shab.

UNIFIL ha rechazó la orden de evacuación de dichas localidades, afirmando que no tienen capacidad y que esta reclamación debe ser atendida cuando así lo solicite el Gobierno de Líbano.