La ONU pide el acceso "inmediato" de los equipos humanitarios a Siria y dice que "cualquier retraso implica más muertes"

Civiles huyendo de Raqqa
RODI SAID/REUTERS
Publicado 30/06/2017 7:38:44CET

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El subsecretario general de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios y jefe de la Oficina Humanitaria de la ONU (OCHA), Stephen O'Brien, ha reclamado nuevamente este jueves el acceso "inmediato y seguro" de los equipos humanitarios a Siria para poder realizar su trabajo.

"Es el momento. Cualquier retraso implicará más muertes. El tiempo pasa", ha advertido, subrayando la necesidad de una reducción sostenida de los combates para aligerar la carga sobre los civiles y crear un ambiente favorable para la entrega de ayuda.

La guerra en Siria, que estalló en 2011, ha dejado centenares de miles de muertos, más de 13,5 millones de personas dependientes de la ayuda humanitaria, 6,3 millones de desplazados internos y cerca de 5,1 millones de refugiados.

La ONU ha indicado que la situación es "particularmente urgente" en Raqqa, donde las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) --respaldadas por la coalición que encabeza Estados Unidos-- combate contra el grupo yihadista Estado Islámico.

Según datos de la oficina de O'Brien, al menos 173 personas han muerto en bombardeos y ataques en la ciudad --principal bastión de los yihadistas en el país--, mientras que otras 25.000 han huido de la misma desde el inicio de la última fase de las operaciones. Asimismo, cerca de 100.000 continúan atrapadas en su interior.

En este sentido, el subsecretario general de la ONU ha resaltado que el trabajo de los equipos humanitarios es "extremadamente difícil", citando las restricciones burocráticas y los ataques como principales factores limitantes.

O'Brien ha puesto como ejemplo el caso del conductor de un camión que transportaba ayuda humanitaria y que fue alcanzado por un francotirador después de tener que dar la vuelta ante un punto de control gubernamental en el que no tenía autorización.

"Condenó este tipo de actos en los términos más firmes y pido que los responsables rindan cuentas. Los que atacan deliberadamente a trabajadores humanitarios están cometiendo crímenes de guerra", ha subrayado.

RETIRADA DE MADAYA Y AL WAER DE LA LISTA DE CIUDADES SITIADAS

Por otra parte, O'Brien ha anunciado la retirada de las localidades de Madaya, en los alrededores de Damas, y Al Waer, en la provincia de Homs, de la lista de ciudades sitiadas debido a la mejora del acceso a las mismas.

De esta forma, se reducen a once las localidades incluidas en esta lista, con más de 500.000 personas residiendo en las mismas. "Están atrapadas y desesperadas por recibir ayuda", ha resaltado.

En total, cerca de 4,5 millones de ciudadanos sirios residen en localidades sitiadas o zonas de difícil acceso en el país, según datos recogidas por la ONU.

Asimismo, O'Brien ha anunciado además el reciente despliegue de camiones del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Manbij, en Alepo, y en Qamishli, en la provincia de Hasaka.

"Esto es particularmente importante debido a las crecientes necesidades en el noreste de Siria ante las operaciones contra Estado Islámico en la zona", ha manifestado, destacando que es una vía más barata que la entrega aérea desde Damasco.

Por último, ha reiterado su llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU para que "actúe para proteger a los civiles", solicitando a las partes en conflicto y a los que tienen influencia sobre ellas para priorizar la protección de la población.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies