La ONU pide una investigación "creíble" sobre la muerte del preso palestino Arafat Jaradat

Actualizado 27/02/2013 21:03:09 CET

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El relator especial de la ONU para los Derechos Humanos en los Territorios Palestinos, Richard Falk, ha subrayado la necesidad de emprender una "investigación creíble" de forma "urgente" para esclarecer la muerte del preso palestino Arafat Jaradat, fallecido supuestamente por los abusos y torturas sufridos en una cárcel de Israel.

Para Falk, "la muerte de un preso durante un interrogatorio siempre es motivo de preocupación", pero en el caso de Arafat, en el que Israel ha puesto de manifiesto "abusos", la necesidad de una investigación "externa y creíble" es "más urgente que nunca".

El relator de la ONU ha sugerido en un comunicado la creación de una comisión internacional que, bajo mandato del Consejo de Derechos Humanos, analice las circunstancias del fallecimiento de Jaradat, ocurrido el sábado. Antes que Falk, también habían reclamado una investigación sobre lo ocurrido el coordinador especial de Naciones Unidas para el proceso de paz en Oriente Próximo, Robert Serry, y el secretario general adjunto para Asuntos Políticos, Jefrey Feltman.

Falk ha recordado que la autopsia del cuerpo de Jaradat realizada por el médico Saber Aloul no ha detectado patologías que justifiquen la muerte del preso, de 30 años, y en cambio sí ha encontrado señales de tortura. Israel, por su parte, mantiene que el palestino murió de un ataque al corazón.

La organización israelí B'tselem ha denunciado que 700 presos palestinos se han quejado del trato que reciben por parte de la agencia de seguridad israelí Shin Bet. Acusan a esta institución de perpetrar malos tratos durante los interrogatorios desde hace más de una década.

Falk ha recordado a Israel que, "como potencia ocupante", debe cumplir las leyes internacionales y tratar de forma "humana" a los palestinos que mantiene detenidos en sus cárceles. El relator de la ONU ha extendido también estas responsabilidades a la comunidad internacional, que debe "asegurarse" de que no se produzcan abusos.

Jaradat fue detenido hace diez días por lanzar piedras contra vehículos israelíes en Cisjordania. Su muerte, así como la huelga de hambre que mantienen otros cuatro presos, ha generado un malestar social entre los palestinos que se ha traducido en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies