La ONU pide juzgar crímenes para evitar que Estado Islámico "envenene a la sociedad iraquí durante generaciones"

 

La ONU pide juzgar crímenes para evitar que Estado Islámico "envenene a la sociedad iraquí durante generaciones"

Zeid Raad al Hussein, Alto Comisionado de DDHH
REUTERS / PIERRE ALBOUY
Publicado 12/07/2017 7:14:14CET

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha afirmado este martes que Irak debe garantizar que los responsables de crímenes de guerra serán juzgados "para garantizar que los crímenes de Estado Islámico no envenenan a la sociedad iraquí durante generaciones".

En su comunicado, ha destacado que la toma de Mosul es un "avance significativo", es necesario poner en marcha "el diálogo entre comunidades para detener el ciclo de violencia y promover la rendición de cuentas por los crímenes contra los iraquíes".

"El derecho a la verdad debe prevalecer", ha dicho, recalcando que "las graves y sistemáticas violaciones del Derecho Humanitario por parte de Estado Islámico (...) incluyendo la esclavitud sexual de mujeres y niñas, cometidos durante los últimos tres años, han dejado profundas cicatrices en la sociedad iraquí".

Al Hussein ha recordado que entre estos crímenes figuran el secuestro de 1.636 mujeres y niñas y 1.733 hombres y niños de la comunidad yazidí que fueron secuestrados y continúan en paradero desconocido.

Asimismo, ha advertido de que los yihadistas aún pueden matar con atentados y secuestros, mientras que la gente sigue bajo su yugo en los bastiones que mantiene en el país, como Tal Afar y Hawiya.

Por otra parte, ha señalado que ha habido denuncias de violaciones de los Derechos Humanos por parte de las fuerzas de seguridad y sus fuerzas asociadas, así como por parte de individuos que buscan venganza contra los yihadistas o personas acusadas de apoyar al grupo.

"La respuesta más adecuada es aumentar los esfuerzos para crear un Irak fundamentado en la igualdad y el Estado de Derecho", ha apuntado, aplaudiendo la apertura de investigaciones por parte de las autoridades sobre violaciones presuntamente cometidas por las fuerzas progubernamentales.

Al Hussein ha solicitado además al Gobierno iraquí que "se convierta en parte del Estatuto (de Roma) para el Tribunal Penal Internacional (TPI)", así como que ponga en marcha reformas legales para que los tribunales nacionales tengan jurisdicción sobre crímenes internacionales.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, oficializó lunes la derrota de los yihadistas en la ciudad con un discurso "desde el corazón de la liberada Mosul" en el que anunció "el fracaso del estado de terror" en que se ha visto sumida la zona desde hace más de tres años.

"Desde aquí, desde el corazón de la liberada Mosul, con los sacrificios de iraquíes de todas las provincias, anunciamos la esperada victoria a todo Irak, a todos los iraquíes", proclamó Al Abadi, que ya el domingo había visitado las zonas este y oeste de la ciudad.

Rodeado de comandantes tanto de su Gobierno como de las fuerzas kurdas, el primer ministro ha descrito el final de la ofensiva lanzada en octubre de 2016 como una "victoria iraquí", si bien quiso agradecer la ayuda de países aliados como Estados Unidos. Irak, añadió el dirigente, "está más unido que nunca".

El domingo las tropas iraquíes lograron alcanzar la rivera occidental del río Tigris e impidieron así cualquier posibilidad de huida a los milicianos del grupo yihadista que aún permanecen atrincherados en el casco histórico de la ciudad.

Estado Islámico controlaba Mosul desde verano de 2014 y la había convertido en su principal bastión en Irak. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva en octubre para intentar recuperar la ciudad, y en enero tomaron la zona oriental de la localidad.

Al Abadi ordenó el 19 de febrero el reinicio de la ofensiva contra los yihadistas en el oeste de la ciudad, llegando a cercar en las últimas semanas a Estado Islámico en la Ciudad Vieja.

El grupo yihadista dinamitó finalmente la histórica mezquita de Al Nuri, desde la que su líder, Abú Bakr al Baghdadi, declaró el 'califato' y trasladó a Tel Afar su centro de mando, en medio de los rumores sobre la muerte del propio Al Baghdadi.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies