La ONU recuerda a los partes beligerantes en Yemen que atacar a los civiles es un crimen de guerra

Bombardeo en Saná
REUTERS / MOHAMED AL-SAYAGHI
Publicado 10/08/2018 11:58:55CET

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha condenado el ataque aéreo contra un autobús con niños en la ciudad yemení de Saada, en el norte del país, y ha recordado que "cualquier ataque dirigido directamente contra civiles que no participan en el conflicto o contra objetivos civiles es un crimen de guerra".

Unas 40 personas perdieron la vida, en su mayoría niños, por el bombardeo del jueves, cuya autoría ha reconocido la coalición que lidera Arabia Saudí y que participa en la guerra del lado del Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi. Según la coalición, el ataque iba dirigido contra los rebeldes, a los que ha acusado de servirse de escudos humanos.

La portavoz del Alto Comisionado, Liz Throssell, ha advertido de que el incidente de Saada se suma "a un reciente repunte en las víctimas civiles" durante la última semana, lo que en su opinión es un ejemplo "trágico" de las consecuencias que está acarreando el conflicto para la población local.

Desde que estalló el conflicto, la oficina del Alto Comisionado ha documentado unas 17.000 víctimas civiles, de las cuales 6.592 corresponden a fallecimientos. La mayoría de las víctimas, en concreto 10.471, son resultado de los ataques aéreos lanzados por el bloque saudí.

"Instamos de nuevo a todas las partes a respetar sus obligaciones dentro del Derecho Internacional Humanitario, entre ellas la de respetar los principios de distinción, proporcionalidad y precaución", lo que pasa por "evitar" o al menos "minimizar" el impacto de la violencia sobre los civiles, según Throssell.

Al menos 41 civiles murieron la semana pasada por varios ataques en la ciudad portuaria de Hodeida que afectaron, entre otros enclaves, al hospital de Al Thawra, clave para la atención sanitaria de toda la zona. El Alto Comisionado ha subrayado que "los hospitales deben ser respetados y protegidos en cualquier circunstancia".

INVESTIGACIÓN

Ante esta escalada, la oficina que dirige Zeid Raad al Hussein --a quien sucederá en el cargo la expresidenta chilena Michelle Bachelet-- ha reclamado que una investigación internacional analice las presuntas violaciones del Derecho Internacional cometidas durante la guerra.

Con este objetivo, ha reclamado "plena cooperación" a todas las partes, para que se pueda identificar a los responsables de abusos y que estos rindan cuentas, en aras también del derecho de las víctimas a ser reconocidas.

Contador