La ONU urge a Corea del Norte a abrir un diálogo paralelo sobre DDHH

El líder norcoreano, Kim Jong Un, en una granja
REUTERS / KCNA KCNA
Publicado 10/07/2018 14:09:48CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El relator especial de Naciones Unidas para la situación de los Derechos Humanos en Corea del Norte, Tomás Ojea Quintana, ha pedido este martes al régimen de Kim Jong Un que, además del diálogo con Washington y Seúl para la desnuclearización de la península coreana, inicie unas conversaciones paralelas con la ONU sobre derechos fundamentales para acabar con el aislamiento internacional de Pyongyang.

Ojea Quintana ha lamentado que la situación humanitaria en Corea del Norte haya perdido notoriedad a nivel internacional para favorecer el proceso de desnuclearización y pacificación de la península coreana, reactivado tras la cumbre del pasado 12 de junio en Singapur entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y Kim Jong Un.

"Esta no es la primera vez que los Derechos Humanos son vistos como un inconveniente en un momento delicado. Sin embargo, nuestra experiencia en Naciones Unidas demuestra que no puede haber una verdadera transición" sin abordar esta cuestión, ha dicho el diplomático argentino en un comunicado.

Así, ha reiterado su llamamiento al Gobierno de Kim Jong Un a "iniciar un proceso de diálogo". "A empezar una conversación conmigo como señal concreta de su compromiso que servirá para fortalecer el proceso (de diálogo) que ya está en marcha" con otros países, ha indicado.

Ojea Quintana ha hecho estas declaraciones a su regreso de un viaje de ocho días a Seúl, donde se ha reunido con algunos disidentes norcoreanos. "Nos dijeron que todo es justo en el sistema social, pero cuando viví allí no lo sentí así (...) La vida era muy difícil", ha relatado una niña.

El relator especial ha recordado que Corea del Norte sufre una inseguridad alimentaria crónica, con altos niveles de malnutrición y desnutrición en menores. Unos diez millones de personas, el 40 por ciento de la población norcoreana, necesitan asistencia humanitaria, de acuerdo con la ONU.

"Aunque que las dificultades a las que aluden los recién llegados de Corea del Norte son en su mayoría económicas y sociales, todos comentaron su miedo a expresar cualquier opinión que pudiera ser considerada política o una crítica al Gobierno y al líder", ha apuntado Ojea Quintana.