La ONU vincula el programa de armas químicas de Siria a Corea del Norte

Armas químicas en Siria
BASSAM KHABIEH / REUTERS
Publicado 28/02/2018 4:34:05CET

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de expertos de Naciones Unidas ha alertado este martes de que existe una vinculación entre el programa de armas químicas del Gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad, y las autoridades norcoreanas.

Según un informe al que ha tenido acceso el diario estadounidense 'The New York Times', Pyongyang habría enviado suministros a Siria que podrían haber facilitado la producción de armas químicas posteriormente utilizadas en el marco de la guerra.

Las pruebas de dicha conexión han sido reveladas después de que Estados Unidos, así como otros países, acusaran al Gobierno sirio de utilizar armas químicas sobre civiles en diversos ataques, incluidos los que han tenido lugar recientemente en Ghuta Oriental, donde las fuerzas sirias habrían utilizado gas de cloro.

Los suministros norcoreanos incluirían azulejos resistentes al ácido, termómetros y válvulas, tal y como han señalado algunos investigados de la ONU, que han afirmado que han observado a diversos técnicos de misiles norcoreanos en instalaciones sirias de armas químicas.

El informe presentado por los expertos de Naciones Unidas destaca los posibles peligros que supone el comercio entre Siria y Corea del Norte, lo que podría permitir al Gobierno de Al Assad mantener su arsenal químico mientras que Pyongyang obtiene dinero para financiar sus programas balístico y nuclear.

Los componentes de las presuntas armas químicas formarían parte de los cerca de 40 envíos sin registrar que habría llevado a cabo Corea del Norte entre 2012 y 2017 y que incluiría materiales que podrían ser utilizados con fines militares y civiles, según el documento.

Aunque el citado diario local ha tenido acceso al informe, Naciones Unidas aún no lo ha publicado. "No sé nada sobre una fecha de publicación si es que existe alguna", ha aseverado Stéphane Dujarric, el portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres.

"Creo que el mensaje es que todos los estados miembro tienen el deber y la responsabilidad de acogerse a las sanciones que han sido aprobadas", ha manifestado en relación con el texto.