La OPCW detecta indicios del uso de gas sarín en la guerra de Siria

 

La OPCW detecta indicios del uso de gas sarín en la guerra de Siria

Expertos de la ONU en armas químicas en Siria
STRINGER . / REUTERS
Publicado 04/01/2016 22:28:43CET

NUEVA YORK, 4 Ene. (Reuters/EP) -

La misión de investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW) ha encontrado indicios que señalan que varias personas han estado expuestas en la guerra de Siria a ataques con gas sarín o una sustancia similar.

En su último informe mensual remitido a finales de diciembre a Naciones Unidas y hecho público este lunes, el director general de la OPCW, Ahmet Uzumcu, ha contado que sus investigadores desplegados en Siria han analizado los once casos en los que el régimen de Bashar al Assad dice que se han usado armas químicas. El informe no especifica cuando se habrían registrado esos ataques con gases tóxicos.

"En un caso, el análisis de algunas muestras de sangre indica que los individuos fueron expuestos en un momento determinado a gas sarín o a una sustancia como el gas sarín", ha contado Uzumcu. "Sería necesario hacer más investigación para determinar cuándo o en qué circunstancias esa exposición podría haber sucedido", ha señalado.

El Gobierno sirio ha acusado en varias ocasiones a los combatientes opositores de haber usado armas químicas en sus ataques. Los rebeldes siempre han negado que hayan empleado tales armas. Autoridades de países occidentales sostienen que es improbable que los rebeldes tengan capacidad para desplegar gas sarín.

Uzumcu ha afirmado que el origen del gas sarín detectado es incierto y ha admitido que la misión de investigadores de su organización "no ha encontrado pruebas que puedan aportar más luz sobre la naturaleza específica de la exposición".

El régimen sirio acordó en septiembre de 2013 destruir todo su arsenal de armas químicas en el marco de un pacto negociado entre Estados Unidos y Rusia después de la muerte de cientos de personas en un ataque con gas sarín en las afueras de la capital, Damasco.

En aquellas fechas, el Gobierno estadounidense amenazaba al presidente sirio, Bashar al Assad, con atacar sus posiciones por el empleo de armas químicas. La OPCW estableció anteriormente que se había empleado gas mostaza en una localidad siria en la que los terroristas de Estado Islámico combatían contra un grupo insurgente.

Las últimas 1.300 toneladas de armas químicas declaradas a la OPCW fueron entregadas a la agencia en junio de 2014, pero varios gobiernos occidentales han mostrado sus dudas porque creen que el régimen podría no haber declarado todo su arsenal.

La OPCW también había informado sobre ataques con gas de cloro contra civiles en Siria. Hasta la fecha, varias investigaciones internacionales han determinado que se han empleado armas químicas en Siria pero no se ha atribuido qué bando. Una misión de investigación conjunta de la ONU y la OPCW tiene como cometido determinar quién está detrás de esos ataques con armas químicas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies