La oposición marroquí alerta de que el sector público peligra por la falta de Gobierno

Parlamento Marroquí
EUROPA PRESS
Publicado 08/03/2017 20:34:35CET

RABAT, 8 Mar. (Reuters/EP) -

Los miembros de la oposición de Marruecos han alertado este miércoles de que el sector público marroquí se encuentra en peligro ante la imposibilidad de formar Gobierno, cinco meses después de que se celebraran elecciones.

El islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), que se encontraba al frente del anterior Gobierno, logró un mayor número de escaños en el Parlamento tras los comicios de octubre. Sin embargo, esta vez no ha logrado llegar a un acuerdo con el partido conservador Istiqlal sobre las reformas económicas.

Los presupuestos para 2017, que deberían haberse aprobado a final de 2016, no pueden salir adelante sin la formación previa de un Gobierno en cuestión. "Ya existen quejas sobre la falta de fondos en varias ramas del sector público", ha indicado el presidente del grupo parlamentario de Istiqlal, Nourdin Moudian.

"Es la población marroquí la que sufrirá en última instancia las consecuencias de este retraso", ha aseverado. Según las autoridades del país, a pesar del bloqueo político y la falta de aprobación de los presupuestos por parte del Parlamento, el Estado no dejará de funcionar.

El PJD llegó al poder en 2011 tras las protestas que tuvieron lugar en el marco de la Primavera Árabe, que presionaron al rey de Marruecos, Mohamed VI, para convocar un referéndum sobre la reforma constitucional para ceder poderes al Ejecutivo.

Después de las elecciones, Mohamed VI nombró al líder del PJD, Abdelilá Benkirane, primer ministro. Sin embargo, las conversaciones con Aziz Ajannouch, que se encuentra al frente de la Reagrupación Nacional de Independientes (RNI), se han estancado.

El RNI ha intentado introducir en la coalición gubernamental a los cuatro partidos minoritarios, algo que debilitaría al sector más islamista. "Nuestra posición respecto al Gobierno es muy clara. Queremos que sea poderoso", ha aseverado Ajannouch, que ha insistido en la importancia de que la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP, por sus siglas en inglés) también forme parte de la coalición.

En enero, el miembro del USFP Habib el Malki fue elegido presidente del Parlamento marroquí, a pesar de que su partido fue el sexto más votado y sólo cuenta con 20 de los 395 escaños de la cámara.

No obstante, Benkarine ha rechazado que la formación socialista forme parte del Gobierno. "Suficiente. Se hicieron con 20 escaños y la presidencia del Parlamento. Es suficiente", ha aseverado el primer ministro.

RETROCESO DEL ISLAMISMO

El director del proyecto para el Norte de África del 'think tank' International Crisis Group (ICG), Issandr el Amrani, ha señalado que desde 2011 se ha producido un retroceso por parte de las formaciones islamistas en Marruecos.

"El PJD se encuentra en una posición más débil de la que presentaba hace seis años", ha manifestado El Amrani. A pesar de que el Jefe de Estado se mantiene al margen y no interfiere en la vida política del país, los medios de comunicación han informado de que el rey podría intervenir para contribuir a la formación de Gobierno.

"No se trata de una intervención directa. El primer ministro entregará un informe sobre la situación al rey", ha aseverado el vicesecretario general del PJD, Slimane Amrani.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies