La oposición pide aplazar hasta la semana próxima la nueva sesión parlamentaria en Polonia

Protesta en el Parlamento polaco por la libertad de prensa
SLAWOMIR KAMINSKI/AGENCJA GAZETA/VIA REUTERS
Actualizado 11/01/2017 12:19:15 CET

VARSOVIA, 11 Ene. (Reuters/EP) -

Plataforma Cívica (PO), el principal partido opositor polaco, ha pedido que se aplace hasta la próxima semana la reanudación de la sesión parlamentaria en la Cámara Baja con el argumento de que necesita tiempo para poner fin a la crisis legislativa que se prolonga desde hace un mes.

Plataforma Cívica ha estado ocupando desde hace semanas el salón de plenos de la Cámara Baja del Parlamento en protesta por las restricciones al trabajo de la prensa y por una votación de los presupuestos. Este miércoles, el partido opositor ha remitido una moción en la Cámara Baja para que se vuelva a reunir el 18 de enero, según ha contado su líder, Grzegorz Schetyna, en declaraciones a la prensa.

Los parlamentarios tenían previsto reunirse por primera vez este año el miércoles, en un intento por poner fin a la mayor crisis política que ha vivido el país en los últimos años y que todavía no se ha resuelto, aunque el partido gubernamental Ley y Justicia (PiS) ha hecho algunas concesiones en los últimos días.

Schetyna ha dicho que la moción para aplazar la sesión parlamentaria se ha remitido para que los parlamentarios puedan "buscar ideas, hablar y encontrar una solución" a la crisis política actual.

La crisis parlamentaria comenzó en diciembre cuando el PiS se vio obligado a celebrar en otra sala la votación sobre los propuestos porque los parlamentarios opositores habían bloqueado el salón de plenos por las restricciones impuestas al trabajo de la prensa.

Plataforma Cívica sostiene que esa votación de los presupuestos fue ilegal y ha remitido un borrador de resolución para que el trámite del Parlamento se reinicie. El euroescéptico PiS, que tiene mayoría en la cámara legislativa, todavía tiene que responder a las propuestas de Plataforma Cívica.

Este lunes, el partido gubernamental anunció que da marcha atrás y no modificará el reglamento que regula el trabajo de la prensa en el Parlamento, manteniendo por tanto la normativa previa a la que dio origen a la crisis parlamentaria.