La oposición rusa teme que las protestas contra Putin se vuelvan violentas

El presidente de Rusia, Vladimir Putin
REUTERS / SERGEI KARPUKHIN
Publicado 02/03/2018 17:54:50CET

MOSCÚ, 2 Mar. (Reuters/EP) -

Las protestas contra el presidente ruso, Vladimir Putin, tras su previsible reelección este mes podrían derivar en enfrentamientos si la Policía carga contra los manifestantes, según has afirmado representantes de la oposición.

Las encuestas apuntan a Putin, quien ha dominado el panorama político ruso desde hace 18 años, como ganador el 18 de marzo.

Ninguno de los siete candidatos supone una amenaza electoral para Putin. Sin embargo, Alexei Navalni, líder de la oposición, está planeando convocar protestas postelectorales.

"Es realista esperar violencia", ha declarado a Reuters en una entrevista un aliado de Navalni, Vladimir Milov.

"Si la Policía emplea una represión excesiva, la gente se defenderá. Estamos hablando de enfrentamientos en Moscú y San Petersburgo. Se espera que la participación en dichas protestas sea de varios miles de personas" , ha explicado.

Los manifestantes pretenden exigir una nueva votación en la que participe Navalni y protestar contra lo que consideran un fraude electoral generalizado. Decenas de miles de personas salieron a la calle en protesta tras la última victoria de Putin en 2012.

Las encuestas posicionan a Navalni lejos de desbancar a Putin, pero sus simpatizantes argumentan que el líder opositor conseguría un amplio voto de protesta y que los comunistas se convirtiesen en la segunda fuerza política del país.

En el periodo previo a las elecciones, Navalni, abogado de 41 años, organizó una de las mayores protestas contra el Kremlin desde hace años. La Policía detuvo a cientos de personas en dichas concentraciones que ahora se han convertido en multitudinarias, por lo que se ha advertido la posibilidad de que haya actos violentos.

Milov, asesor de Navalni, ha dicho que el dirigente de la oposición se ha centrado en asegurar que las protestas sean pacíficas pero es consciente de las opiniones que defienden la idea de responder a la violencia policial con más violencia.

Algunas las unidades antidisturbios que llegaron a Moscú desde varias provincias cargaron contra los manifestantes durante las protestas, ha afirmado Milov.

"En algún momento (la Policía) conocerá la resistencia. La gente podrá soportar una o dos veces más esta represión, y después se producirán los enfrentamientos", ha añadido.

RIESGO DE VIOLENCIA

El Kremlin ha afirmado que la Policía actúa proporcionalmente para cumplir las normas de manifestación que estipulan que su localización y duración deben ser acordadas previamente.

Las autoridades de Moscú y San Petersburgo denegaron cualquier proposición de manifestación de la oposición en el pasado, alegando que la seguridad de la población se vería afectada. De todas maneras, la oposición se ha saltado varias veces estas advertencias y ha convocado protestas.

Navalni, que ha sido detenido en varias ocasiones, ha sido acusado de organizar protestas ilegales. Si se determina su culpabilidad, podría ingresar en prisión durante 30 días.

Milov ha explicado que las protestas forman parte de una estrategia para intentar conseguir una reforma política en Rusia.

Las autoridades rusas se controlaron a la hora de actuar contra las protestas por el temor de que derivasen en enfrentamientos, ha añadido.
"Están actuando como si quisiesen evitar una ola de violencia", ha dicho Milov, quien ha explicado que la oposición también quiere evitarla a pesar de que les ayude a ganar apoyos.

"Pero quién sabe que ocurrirá cuando la situación se caliente. Si las autoridades responden (a las protestas) con mano dura ganarán usando la fuerza pero tendrán consecuencias. Podría convertirse en un desencadenante del alejamiento de los votantes de Putin, que dejarían de sentirse seguros", ha afirmado.