La oposición siria elige a George Sabra como líder interino

 

La oposición siria elige a George Sabra como líder interino

Actualizado 23/04/2013 3:45:01 CET

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS), principal organización política de la oposición siria, ha nombrado este lunes al veterano opositor George Sabra como líder interino tras la dimisión de Moaz al Jatib.

   "Sabra ha sido elegido hoy para llevar a cabo las funciones de líder de la coalición hasta la celebración de elecciones presidenciales", ha dicho a través de un comunicado el Consejo Nacional Sirio (CNS), uno de los principales grupos de la coalición.

   La decisión se ha producido apenas un día después de que Al Jatib confirmara su dimisión, que presentó en marzo. Está previsto que los comicios se celebren los días 10 y 11 de mayo, según ha indicado el portal de noticias All4Syria.

   Sabra ya fue designado en noviembre como presidente del CNS, sucediendo a Abdulbaset Sieda, un kurdo residente en Suecia que, a su vez, había reemplazado al primer presidente de la formación, Burhan Ghalioun.

   Sabra, un profesor de Geografía de 65 años, procede de Qatana, un barrio de Damasco en el que conviven diversas comunidades. El nuevo líder de la CNFORS ya era conocido por sus duras posiciones críticas con el Gobierno antes de que comenzara el actual conflicto.

   En 2011 participó en las movilizaciones contra el presidente sirio, Bashar al Assad, antes de huir del país debido a las redadas de la Policía Secreta contra los principales líderes de las protestas.

   Asimismo, es una de las figuras más relevantes de la oposición izquierdista secular, ocupando altos cargos del Partido Democrático del Pueblo, una formación comunista. Sabra, cristiano, jugó también un papel fundamental en la Declaración de Damasco en 2005.

   En la rueda de prensa posterior a su nombramiento, Sabra ha solicitado a Naciones Unidas que intervenga para poner fin a los "odiosos crímenes" cometidos contra su propio pueblo por el Gobierno de Al Assad, al tiempo que ha descrito lo que ocurre en Damasco como "un genocidio".

   Al mismo tiempo, ha reiterado la demanda de la CNFORS al Gobierno libanés para que asegure la frontera y haga frente a las incursiones de miembros del partido-milicia chií Hezbolá, que en las últimas semanas han entrado al país para apoyar a las fuerzas de seguridad en su lucha contra los grupos opositores armados.

   Hezbolá ha mantenido durante el conflicto en Siria su apoyo al presidente sirio y ha abogado públicamente por la resolución política del conflicto y por la introducción de reformas democráticas en el país.

   El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos ha indicado en varias ocasiones en las últimas fechas que los soldados sirios están recibiendo ayuda de Hezbolá, una denuncia que ha sido formulada en reiteradas ocasiones por el Ejército Libre Sirio (ELS), que aglutina a gran parte de los grupos opositores armados que combaten contra las fuerzas de seguridad.

   La semana pasada, el ELS acusó a Hezbolá de desplegar miles de combatientes en Damasco y en la frontera entre ambos países. El portavoz del Estado Mayor Conjunto del ELS, Abdul Hamid Zakaria, apuntó que más de 2.000 integrantes de la formación combaten junto a las fuerzas de seguridad en Damasco y que alrededor de 3.500 se encuentran en la frontera.

   En respuesta, el presidente de Líbano, Michel Suleiman, pidió a todas las facciones políticas del país que mantengan su compromiso con la Declaración de Baabda, en la que se acordó que el país mantendría una política de disociación en los conflictos regionales, al tiempo que solicitó a Naciones Unidas y a la Liga Árabe que protejan Líbano de las repercusiones de la crisis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies