El opositor keniano Miguna Miguna denuncia que fue agredido y drogado para su deportación

El opositor Miguna Miguna al ser detenido.
REUTERS / STRINGER .
Publicado 29/03/2018 11:28:08CET

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El opositor keniano Miguna Miguna, al que las autoridades kenianas han deportado este miércoles contraviniendo una sentencia judicial, ha denunciado este jueves que fue agredido, drogado y arrastrado para hacerle subir al avión con destino a Dubai.

Miguna fue subido a un vuelo de Emirates a última hora del miércoles, según ha contado su abogado Cliff Ombeta, dos días después de que la Policía le detuviera a su regreso al país en el aeropuerto de Nairobi.

La deportación se produjo pese a que el Tribunal Supremo de Kenia había condenado el miércoles por desacato al ministro de Interior, Fred Matiangi, y al inspector general de la Policía, Joseph Boinnet, por su negativa a obedecer su orden de liberación de Miguna.

El caso supone una escalada significativa en la disputa entre el sistema judicial y el Gobierno del presidente, Uhuru Kenyatta, al que los líderes de la oposición y otros detractores acusan de no respetar la autoridad de los tribunales en asuntos políticos.

En un primer mensaje colgado en su Facebook, el abogado opositor ha denunciado que fue "arrastrado, agredido, drogado y enviado en avión a la fuerza a Dubai", donde se despertó esta madrugada sin saber dónde estaba. Según ha precisado, las autoridades del país, a las que ha tildado de "déspotas", le han informado de que debe seguir su viaje hacia Londres.

Posteriormente, ha explicado que el miércoles unos "50 matones" le obligaron a tirarse al suelo, se sentaron encima suyo y le inyectaron una sustancia desconocida en varias partes del cuerpo. "Hasta que me desmayé", ha indicado.

"Le he dicho a la tripulación de Air Emirates que llevar a bordo a un hombre drogado e inconsciente como yo desde Kenia a Dubai sin ningún documento era un acto criminal", ha añadido, explicando que se ha resistido a que le llevaran a la comisaría en Dubai y ha reclamado ser visto por un médico.

"Tras muchas disputas, he recibido acceso a un doctor que me ha realizado un examen médico básico y ha confirmado mi historia", ha contado Miguna, que dice tener "dolor severo" en varias partes de su cuerpo. "Creo que los déspotas me deben haber inyectado sustancias nocivas", ha denunciado.

Así las cosas, Miguna ha hecho saber a las autoridades migratorias de Emiratos que no volará a ningún otro lugar que no sea de regreso a Kenia. "Me he negado a abandonar la terminal internacional del aeropuerto", ha explicado, defendiendo su derecho a regresar a Kenia "como ciudadano keniano de nacimiento, como varios tribunales han ordenado".

Las autoridades kenianas deportaron inicialmente a Miguna el pasado febrero, argumentando que había renunciado a su ciudadanía keniana cuando adquirió la canadiense pero un tribunal dictaminó que se le debería permitir volver al país.

Tras su retención en el aeropuerto de Nairobi, el Ministerio del Interior negó que se le hubiera retenido de forma ilegal y argumentó que éste no había seguido los procedimientos de llegada al aterrizar en Kenia.

Contador