Abbas dice que Israel "busca el caos" tras una nueva jornada de enfrentamientos por la muerte de Jaradat

Actualizado 26/02/2013 5:38:43 CET

JERUSALÉN, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha afirmado este lunes que el Gobierno de Israel "busca el caos", tras una nueva jornada de enfrentamientos en Cisjordania por la muerte de Arafat Jaradat, fallecido el sábado en una prisión israelí debido a la tortura a la que fue sometido, según las autoridades palestinas.

"Los israelíes quieren el caos (...) No les permitiremos que nos arrastren a ello para jugar con las vidas de nuestros niños ni nuestra juventud", ha manifestado Abbas, según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

"Perdimos a Arafat Jaradat, quien fue detenido y volvió en un ataúd, y esto no puede dejarse pasar fácilmente. No permitiremos que mantengan a nuestros prisioneros en la cárcel toda su vida por crímenes que no han cometido", ha agregado.

"Pedimos una paz construida en la justicia y la detención de la construcción de asentamientos porque somos un Estado bajo ocupación, y según la Cuarta Convención de Ginebra, Israel no puede cambiar la naturaleza de la tierra que está ocupando y transferir gente a ella", ha argumentado Abbas.

En este sentido, ha resaltado que las autoridades palestinas "no aceptarán menos que la legitimidad internacional", por lo que ha resaltado que insistirá "a todos los países del mundo, incluyendo Estados Unidos y los miembros del Cuarteto para Oriente Próximo" en que lo que buscan las autoridades palestinas "es la paz".

Durante la jornada, miles de palestinos se han enfrentado a las fuerzas de seguridad israelíes tras los funerales por Jaradat, que se han celebrado en su local natal, Sair, a las afueras de Hebrón.

Decenas de palestinos han resultado heridos en los enfrentamientos, y entre ellos hay un adolescente de trece años de edad en estado grave tras recibir dos disparos realizados por las fuerzas de seguridad israelíes en la espalda y un pie, motivo por el que ha tenido que ser operado de urgencia en Beit Jala.

Asimismo, otro adolescente ha sido trasladado al hospital Hadassah de Jerusalén tras recibir el impacto de una pelota de goma en la cabeza, según han informado fuentes de la Media Luna Roja.

En Ramala, al menos once personas han resultado heridas a consecuencia del uso de gases lacrimógenos y pelotas de goma por parte de las fuerzas de seguridad israelíes para dispersar una protesta frente a la prisión de Ofer. Una portavoz del Ejército israelí ha dicho que "500 alborotadores han lanzado piedras, bombas incendiarias y neumáticos ardiendo contra las fuerzas de seguridad, que han respondido usando métodos antidisturbios".

El Ejército israelí ha confirmado además el uso de fuego real en las protestas convocadas cerca de la Tumba de Raquel y Hebrón en respuesta al lanzamiento de piedras y bombas incendiarias contra las fuerzas de seguridad.

Por último, alrededor de 15 personas han resultado heridas de levedad a causa del uso de pelotas de goma y gases lacrimógenos en la localidad cisjordana de Tulkarem.

MUERTE DE JARADAT

Jaradat, de 30 años, fue detenido la semana pasada por lanzar piedras contra vehículos israelíes en Cisjordania y falleció el sábado en la prisión de Megiddo por un ataque al corazón, según la versión israelí, aunque la Autoridad Palestina sostiene que murió por "tortura extrema" basándose en los primeros datos de la autopsia, realizada en Israel, aunque con testigos palestinos.

El ministro para los Asuntos Penitenciarios de la Autoridad Palestina, Issa Qaraqe, reveló ayer que durante la autopsia se han encontrado seis huesos rotos en el cuerpo de Jaradat: en su cuello, en su columna, en sus brazos y en sus piernas.

Del mismo modo, durante el examen del cadáver se han descubierto heridas en el interior de su labio inferior, contusiones en el rostro, dos costillas rotas y sangre en la nariz. Todo ello indica que el reo palestino fue víctima de torturas mientras se encontraba bajo custodia israelí.

Sin embargo, fuentes del Instituto Forense Abu Kabir de Tel Aviv, donde se ha realizado la autopsia, han informado a los medios israelíes de que no se han detectado "heridas externas" más allá de las que podrían haber provocado las maniobras de reanimación y un pequeño hematoma en la parte derecha de su pecho.

"Se han detectado dos costillas rotas, lo que podría ser consecuencia de los intentos de reanimación. Estos resultados preliminares no pueden determinar la causa de la muerte", a falta de los análisis microscópicos y toxicológicos, señala el instituto

Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para Oriente Próximo, Robert Serry, ha solicitado "una investigación independiente y transparente en torno a las circunstancias de la muerte de Jaradat, cuyos resultados deberían hacerse públicos lo antes posible.

"Naciones Unidas está monitorizando de cerca la situación sobre el terreno, donde el incremento de las tensiones supone un riesgo real de desestabilización", ha agregado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies