Ferrero-Waldner presentará mañana a Olmert y Abbas el nuevo mecanismo de la UE de ayuda a los palestinos

Actualizado 18/06/2006 19:54:00 CET

BRUSELAS, 18 Jun. (EP/AP) -

La comisaria europea de Relaciones Internacionales, Benita Ferrero-Waldner, tiene previsto viajar a Israel y los territorios palestinos para mantener conversaciones sobre el nuevo mecanismo diseñado por el Cuarteto para dirigir ayuda al pueblo palestino al tiempo que se mantiene el embargo de fondos para el Gobierno de Hamás, según informaron hoy fuentes oficiales.

La comisaria de Relaciones Exteriores se reunirá mañana con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, así como con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, para concretar los detalles del plan por el que se reanudará la ayuda a los palestinos, incluidos los cuidados sanitarios y los servicios sociales.

"Ella no se reunirá con ningún miembro del Gobierno de Hamás", indicó la Comisión Europea en un comunicado. Ferrero Waldner dio la bienvenida a las ayudas internacionales desde Washington este sábado. En este sentido, indicó que algunas partes del nuevo mecanismo "serán puestas en práctica inmediatamente, con la idea de realizar pagos individuales a principios de julio".

La Unión Europea consideró la asignación inicial de cerca de 100 millones de euros en ayudas que serían enviadas a través del Banco Mundial para servicios y el pago de estipendios a la gente más desfavorecida en los territorios palestinos.

"Hemos trabajado duro para desarrollar un mecanismo que satisfaga algunas de las necesidades más básicas sin que el dinero pase a través de Hamás", indicó Ferrero-Waldner. En este sentido, indicó que la UE trabajará con "estrictos sistemas de control y transparencia" para evitar que el dinero caiga en manos de responsables de Hamás.

El plan de ayuda de emergencia ha sido organizado junto a Estados Unidas, Rusia y la ONU, que acordaron con la UE en mayo la necesidad de encontrar un nuevo mecanismo que garantizase la supervivencia de la economía palestina dado el cese de las ayudas a los territorios palestinos tras la victoria electoral de Hamás.