Las fuerzas de seguridad proceden a demoler el asentamiento de Amona tras producirse al menos 115 heridos

 

Las fuerzas de seguridad proceden a demoler el asentamiento de Amona tras producirse al menos 115 heridos

Actualizado 01/02/2006 18:31:51 CET

JERUSALÉN, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad israelíes prodecieron hoy a la demolición de las nueve viviendas del asentamiento israelí de Amona en Cisjordania, en cuyo desalojo se produjeron al menos 115 heridos en violentos enfrentamientos entre manifestantes de ultraderecha y agentes, según recoge la edición digital del diario 'Haaretz'.

Sin embargo, otras fuentes del servicio de ambulancias israelí hablaron de más de 200 personas heridas en los choques. El comandante del Ejército, Yair Naveh, por su parte, cifró el número de heridos en 65 agentes del cuerpo de seguridad y unos 70 colonos. En el otro bando, los colonos establecieron el número en 220 manifestantes, aunque no contaron con los agentes.

Entre las decenas de policías heridos durante la batallas campal se incluye uno que se encuentra grave, tras haber sido golpeado en la cabeza con un ladrillo y que fue evacuado en helicóptero debido a una pérdida de conciencia. Al menos otras cinco personas recibieron heridas de consideración, mientras el resto estaban leves.

Además tres miembros de ultraderecha de la Knesset (Parlamento israelí), Effi Eitam, Aryeh Eldad y el rabino Binyamin Elon, se encuentran entre los heridos. Eitam recibió heridas leves y fue hospitalizado en Jerusalén. Eldad parece haber salido de los choques con un brazo roto, y Elon recibió pequeños rasguños al ser desalojado por la fuerza de una excavadora a la que había trepado.

Finalmente todos los edificios del pequeño asentamiento fueron evacuados esta tarde, aunque la Policía tuvo que emplear mayor violencia para este pequeño conjunto de nueve viviendas que para el desalojo este verano de la franja de Gaza.

Durante la evacuación del último edificio uno de los colonos que quedaban dentro empuñó un arma, aunque los agentes lograron reducirle y detenerle. Al menos 45 personas han resultado arrestadas, pero aún quedan muchos activistas ultraortodoxos en las inmediaciones del puesto fronterizo.

Los manifestantes más jóvenes se armaron con bloques de cemento, piedras y botes de pintura para emplear contra el numeroso grupo de fuerzas de seguridad y militares que se desplazó hasta Amona para desalojar a las 3.000 personas que trataban de impedir la demolición del asentamiento. Finalmente, las autoridades se vieron obligadas a desplegar a 1.400 agentes extras para ayudar a los presentes, que no podían controlar las situación.

En total, según la Radio del Ejército, 2.000 soldados y 3.100 policías participaron en la operación. Fuentes militares indicaron que el desalojo de Amona costará unos 5 millones de shekels (algo más de 886.000 euros).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies