Mubarak responsabiliza a Hamás de la violencia en la Franja, pero apela a la reconciliación entre palestinos

Actualizado 26/06/2007 18:55:55 CET

Reconoce que Abbas está enfadado por los planes de asesinarle pero asegura que cuando se calme habrá diálogo con Hamás

EL CAIRO, 26 Jun. (EP/AP) -

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, responsabilizó hoy a Hamás de la violencia registrada hace dos semanas en la Franja de Gaza, aunque no obstante apeló a la reconciliación nacional entre palestinos para poner fin a la crisis de facto creada tras la formación de dos Ejecutivos paralelos, el del Movimiento de Resistencia Islámico en Gaza y el Ejecutivo de emergencia nombrado por el presidente palestino y de Al Fatá, Mahmud Abbas, en Cisjordania, el único reconocido por la comunidad internacional.

"Sinceramente, todo comenzó por Hamás, perdieron el control y luego barrieron toda Gaza", indicó Mubarak en una entrevista con la televisión estatal egipcia y culpó al movimiento islámico de cometer "un peligroso error" al dejar, dijo, "que prevalezca el caos".

No obstante, reconoció que "Al Fatá también ha cometido errores". "Pero está claro que Hamás empezó todo y han confundido al mundo", insistió el mandatario, uno de los principales mediadores en el conflicto de Oriente Próximo.

A pesar de los errores de Hamás, Mubarak aseguró que no marginará al partido del depuesto primer ministro, Ismael Haniyeh, y que continuará buscando la reconciliación nacional entre palestinos. "Nosotros recibimos a todos los partidos (palestinos)", explicó Mubarak, citando las reuniones entre de agentes de Inteligencia egipcia con representantes de Hamás y de otras facciones más radicales como Yihad Islámica, con la intención, dijo, de rebajar la tensión en la zona.

A pesar de que Abbas ha rechazado categóricamente negociar con Hamás tras su toma de poder en la Franja de Gaza, donde ha desbancado a Al Fatá de las instituciones, Mubarak incidió en que espera que el presidente palestino reanude las conversaciones con Hamás cuando las cosas se hayan calmado y explicó que es comprensible la actitud de rechazo de Abbas, enfadado por el intento de asesinato planeado contra él por el partido islámico a principios de mes.

"Es necesario tiempo para que la lógica y la sabiduría prevalezcan", insistió Mubarak, quien reconoció que "entonces el diálogo será posible".

Por otra parte, el mandatario egipcio rechazó las especulaciones de que el nuevo ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, estuviera considerando reocupar la Franja de Gaza, que evacuaron en septiembre de 2005. "¿Una incursión en Gaza? Creo que complicaría aún más el mundo y no creo que Barak piense de esa forma", concluyó.