La muerte de Arafat fue causada por un veneno desconocido, según investigaciones médicas palestinas

Actualizado 13/07/2012 3:34:55 CET

JERUSALÉN, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El doctor que encabeza el equipo que lleva a cabo las investigaciones en torno al fallecimiento del expresidente palestino Yaser Arafat, el jordano Abdulá al Bashir, ha afirmado este jueves que la muerte del exlíder palestino fue causada por un veneno desconocido.

Al Bashir ha señalado en una rueda de prensa dada a su llegada a Cisjordania que los informes médicos fueron incapaces de diagnosticar la enfermedad que acabó con la vida de Arafat, pero que las pruebas sugieren que fue envenenado por una sustancia tóxica que no fue examinada en su momento.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha pedido al comité que investiga las causas de la enfermedad y la muerte de Arafat que analice todas las informaciones sobre el fallecimiento y que solicite ayuda a expertos árabes y de otros países para descubrir qué provocó el fallecimiento.

Suha Arafat, la viuda del fallecido presidente palestino, había pedido poco antes la exhumación de los restos mortales a la vista de la información publicada este martes por la cadena de televisión qatarí Al Yazira, según la cual Arafat pudo ser envenenado con polonio-210.

El reportaje de Al Yazira indica que durante una investigación realizada por el Instituto de Radiofísica de Lausana (Suiza), se encontraron grandes cantidades de esa sustancia radiactiva en prendas del fallecido ocho años después de su deceso. Sin embargo, los síntomas descritos en los informes médicos del presidente no concuerdan con los efectos del polonio-210.

Sobre dicho informe, Al Bashir ha señalado que es difícil que las conclusiones del Instituto de Radiofísica de Lausana sean concluyentes a causa de la falta de ejemplos previos sobre envenenamientos con polonio-120, según ha informado la agencia de noticias china Xinhua.

MUERTE MISTERIOSA

El que fuera presidente de la Autoridad Palestina falleció en noviembre de 2004 en París a los 75 años de edad, unos días después de ser ingresado. Fue el fundador del movimiento Al Fatá, que se uniría a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y más tarde se convertiría en partido.

Líder de las guerrillas palestinas y considerado un traidor por los grupos más radicales por aceptar en la década de 1970 la existencia de Israel, negoció los Acuerdos de Madrid y de Oslo de los años noventa, la opción más clara de paz a la que estuvieron a punto de llegar Israel y los Territorios Ocupados Palestinos en 60 años de conflicto.

Ocho años después, se desconoce la verdadera causa de la muerte de Arafat, ya que los médicos franceses que lo trataron dijeron que no habían podido establecerla, aunque entonces los medios hablaron de una enfermedad relacionada con el riñón o de cáncer.

Los medios de comunicación sugirieron después de su fallecimiento que el responsable podría ser el Mossad, el servicio de inteligencia exterior de Israel.

Arafat estuvo encerrado desde diciembre de 2001 en su residencia en Ramala después de que el Gobierno israelí decidiera restringir su libertad de movimientos como castigo por su presunta implicación en las acciones armadas de las facciones palestinas. En octubre de 2004 permitió que se marchara por motivos de salud.