Peres asegura que sin Ahmadineyad "el mundo no se uniría en una política anti-persia"

Actualizado 22/01/2007 20:25:56 CET

JERUSALÉN, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El viceprimer ministro israelí, Simon Peres, agradeció hoy la existencia del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, porque "sin él --incidió-- el mundo no se uniría en una política anti-persia", informa el diario Yediot Ahronot.

"Estoy agradecido a Nasralá y a Ahmadineyad", incidió Peres, al tiempo que aseguró que el líder de la milicia chií libanesa Hezbolá "(Hasan) Nasralá dijo que la población de Israel sabe cómo extraer lecciones de los acontecimientos por los que atraviesa, y estoy agradecido a Ahmadineyad por hacer un gran trabajo, ya que sin él el mundo no se uniría en una política anti-persa".

En este sentido, subrayó durante una conferencia que "el presidente iraní será quien caiga, no Israel". "He vivido los 60 años de historia de Israel y os digo que hubo tiempos peores", reconoció.

"Creo que hay un régimen en Irán que no es de fiar. Mirad lo que está pasando allí después de una leve presión del Consejo de Seguridad, así que no seamos tan superficial y pesimista", emplazó el viceprimer ministro israelí en alusión a las sanciones emitidas por el Consejo de Seguridad de la ONU por su negativa a suspender el enriquecimiento de uranio.

Asimismo, Peres destacó que la cuestión nuclear iraní podría ser abordada desde parámetros políticos y económicos, censurando al presidente de Likud, Benjamin Netanyahu, quien ayer constató que "no estamos en 1938, Hitler no vendrá y no nos quedaremos quietos".

Por otra parte, Peres se mostró convencido de que "Siria no declarará la guerra (a Israel)", añadiendo que "sólo se encontrará de frente con Israel". "Es muy importante que estemos con Estados Unidos. Siria quiere la paz con el objetivo de enmendar los errores que cometió (el presidente sirio Bachar el) el señor Assad".

Preguntado sobre la corrupción en Israel, Peres subrayó que Israel "no es un país corrupto". "Creo que el 65 por ciento de las acusaciones serán falsas", incidió.

Respecto al conflicto israelo-palestino, Peres subrayó los tres problemas en el meollo del contencioso: Fronteras, Jerusalén y refugiados, aunque no obstante, incidió que, respecto al problema de las fronteras, "se está cerca de alcanzar una solución, después de acordar (Israel) devolver el 90 por ciento de los territorios de Cisjordania".

Asimismo, en relación al problema de los refugiados palestinos, admitió que "Israel le ha dicho al mundo árabe que no hay nada de qué hablar (sobre los refugiados), e incluso el domumento saudí ya no menciona el derecho de retorno", incidió en alusión al proyecto de paz para Oriente Próximo impulsado por Arabia Saudí y Jordania.

"Sobre Jerusalén, hay cosas en las que todo el mundo está de acuerdo y hay cuestiones adicionales que tienen que ser discutidas", reconoció sin concretar dichas cuestiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies