El presidente iraní advierte a Israel de que un ataque contra Siria provocaría una respuesta "aplastante"

Actualizado 14/07/2006 6:24:00 CET

TEHERÁN, 14 Jul. (EP/AP) -

El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad afirmó que cualquier ataque israelí contra Siria significaría una agresión contra todo el mundo islámico, y le advirtió de que habría una dura reacción, indicó el viernes la agencia de noticias oficial IRNA.

Israel ha intensificado sus ataques sobre Líbano, atacando puentes, el aeropuertos y, hoy, la principal carretera que conduce hacia Siria para presionar al gobierno y obligar a Hezbolá a que libere a los dos soldados israelíes que capturó el miércoles.

Siria e Irán son los principales respaldos de la guerrilla Hezbolá, conformada por chiíes, en Líbano.

"Si el régimen de ocupación en Jerusalén ataca a Siria, ello equivaldrá a un ataque contra todo el mundo islámico, y el régimen (Israel) se enfrentará una respuesta aplastante", dijo Ahmadineyad, que realizó estos comentarios durante una llamada telefónica al presidente sirio Bashar Assad para asegurarle que contaba con su apoyo.

El líder iraní exhortó además a los países musulmanes a establecer un frente unido contra Israel.

"El mundo islámico, en especial los países en esta región, necesitan más unidad e integridad, en especial con relación al contexto de Líbano y Palestina", afirmó Ahmadineyad. "La república islámica de Irán apoya la cuestión (de la unidad) con toda su capacidad diplomática", señaló.

Sus comentarios se produjeron después de que la mayoría de los gobiernos árabes de corte no radical reaccionaran con relativa moderación ante la ofensiva de Israel en Líbano, condenando los ataques a civiles e infraestructura, pero también criticando en forma implícita a Hezbolá.

El Ministerio de Exteriores iraní ha negado tajantemente hoy viernes la información recibida por Israel de que sus dos soldados secuestrados vayan a ser trasladados a Irán, según informó el portavoz del Ministerio, Hamid Reza Asefi.

Ayer jueves, el portavoz del Ministerio de Exteriores israelí, Mark Regev, anunció que Israel había conocido que las milicias libanesas de Hezbolá estaban intentando trasladar a los dos soldados secuestrados a Irán para impedir su rescate. Regev no reveló la fuente de información.

Sin embargo, Reza Asafi negó categóricamente las alegaciones, al señalar que "este régimen (Israel) está atrapado en su propia crisis y esta clase de acusaciones no tienen sentido", según declaraciones recogidas por la agencia de noticias iraní IRNA.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies