UGT y CC.OO piden al Gobierno español una posición más firme y decidida en Oriente Próximo

Actualizado 14/07/2006 16:21:12 CET

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones sindicales UGT y CC.OO. han remitido hoy una carta al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, en la que piden que España adopte una posición "más decidida", en coherencia con el discurso que mantiene el Gobierno en política exterior, sobre el conflicto de Oriente Próximo.

El texto de la carta cuenta con las firmas de Manuel Bonmati, secretario ejecutivo confederal responsable de Política Internacional de UGT, y de Javier Doz, secretario de acción sindical internacional de CC.OO.

Ambos sindicatos expresan su "pesar e insatisfacción" por el papel desempeñado por la Unión Europea y el Cuarteto en la región. "La imposición de condiciones al nuevo Ejecutivo palestino, sin su equivalente a Israel, constituye un acto desequilibrado que agrava aún más la desolación y la desprotección de las principales víctimas", advierten.

La transformación de la ayuda en asistencia humanitaria es "contradictoria", en su opinión, con la práctica de la UE desde 1994 de contribuir a la construcción de un Estado palestino viable y demuestra "que han prevalecido las exigencias de seguridad del agresor".

"Muy a nuestro pesar, todo ello esta suponiendo un grave deterioro de la imagen y de la legitimidad de la UE en la región, que tememos terminará también afectando a los actores no gubernamentales. Como organizaciones representativas de una parte significativa de la población española pedimos que España, en su actuación propia, en el seno de la UE y en otras instancias multilaterales, adopte una posición más firme y decidida, en coherencia con el discurso que en materia de política exterior mantiene este gobierno y con el que nos identificamos en gran medida", indican.

UGT y CC.OO plantean a Moratinos una serie de observaciones. En primer lugar que los palestinos han elegido democráticamente a sus representantes políticos y tienen derecho a construir un Estado viable. "Aunque no gusten los últimos resultados electorales, la UE no puede contribuir a fragilizar la ANP, enfrentando a los diferentes poderes que lo componen. El Cuarteto sólo tiene legitimidad para exigir las tres condiciones a la ANP si hace lo mismo con Israel". opinan.

Además, hacen hincapié en que ni la retirada israelí de Gaza, ni la actuación del nuevo Gobierno israelí en los últimos meses y de manera especial en los últimos días, "han supuesto una mejora en las necesidades básicas de seguridad y de servicios básicos de la población palestina".

A su juicio, ha sido lo contrario. "Las actuaciones israelíes han incrementado los castigos colectivos contra la población civil. La orientación política del gobierno palestino no exime a la comunidad internacional de sus responsabilidades y obligaciones a la hora de prestar asistencia. La conversión de la ayuda a la ANP en ayuda humanitaria, gestionada directamente o a través de entidades diferentes al ejecutivo de la ANP, es una instrumentalización política de la ayuda que contraviene los fundamentos éticos de la ayuda internacional", señalan.

En tercer lugar, censuran que el silencio de la Unión Europea ante los ataques del Ejército israelí a la población civil palestina es "moral y políticamente inaceptable" ya que la debilita "internamente" y proyecta al exterior una imagen de "total impotencia".

"El ataque de Israel al Líbano supone un elevado riesgo de internacionalización del conflicto ante el cual la pasividad de la UE y de la comunidad internacional es una grave irresponsabilidad. Tras el fracaso del proceso de paz, creemos que la UE debería considerar la posibilidad de plantear al Cuarteto una acción internacional, aún en contra de la voluntad de Israel, que garantizara la protección de la población civil, permitiera el funcionamiento de la Autoridad Nacional Palestina y contribuyera a una progresiva retirada israelí de las zonas ocupadas en cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas", indican.

Los dos sindicatos piden a España que, aprovechando los 20 años de relaciones diplomáticas, se debería mostrar más firmeza ante Israel a la hora de expresar su "total desacuerdo" con sus actuaciones ilegales y contrarias a los derechos humanos y a los principios y resoluciones de Naciones Unidas.

"Una actuación decidida de España en el seno de la UE para detener las acciones militares de Israel e imponer una solución del conflicto en el marco de las resoluciones de Naciones Unidas sería coherente con los principios de nuestra política exterior y encontraría, estamos seguros, el pleno apoyo de la opinión pública española", constatan.

Por último, consideran que España, como signataria de los Convenios de Ginebra, tiene la "obligación" de presionar a Israel para que suspenda la construcción del muro en Cisjordania, derribe los tramos erigidos, compense a los afectados y se retire de las zonas ocupadas.

"Estamos seguros que comparte con nosotros que esta situación dificulta llevar a la práctica el proyecto de Alianza de Civilizaciones, esa sugerente propuesta del presidente del Gobierno asumida por Naciones Unidas, sin una verdadera democratización de las relaciones internacionales, la primacía del derecho internacional y un multilateralismo eficaz. Y esto supone dar algunos pasos decisivos, pero necesarios", concluyen.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies