Un organismo judicial europeo respalda a la presidenta del Supremo de Polonia en su disputa con el Gobierno

Imagen de archivo de la presidenta del Supremo de Polonia, Malgorzata Gersdorf
REUTERS / KACPER PEMPEL
Publicado 06/07/2018 20:40:12CET

VARSOVIA, 6 Jul. (Reuters/EP) -

El jefe de la Red Europea de Consejos del Poder Judicial (ENCJ), Kees Sterk, ha expresado este viernes su apoyo a la presidenta del Tribunal Supremo de Polonia, Malgorzata Gersdorf, que se ha visto forzada a retirarse por una nueva ley aprobada por el Gobierno, y ha recalcado que esta medida pone en peligro la democracia en el país europeo.

"Estamos aquí para expresar nuestra preocupación en torno a la situación, a la independencia de los jueces y la independencia del Tribunal Supremo", ha dicho Sterk durante una comparecencia ante la prensa en la capital polaca, Varsovia.

Sterk se ha reunido durante la jornada con Gersdorf, que se ha negado a aceptar su jubilación y argumenta que su mandato expira en 2020 y que no puede ser acortado por el Gobierno.

"Apoyamos a los jueces que son suficientemente valientes como para defender la independencia. Está en juego el fin de la libertad de los ciudadanos en Polonia", ha dicho Sterk. La ENCJ asesora a la UE sobre la situación del Estado de Derecho en el bloque.

Gersdorf ha asegurado que la ley que impone el retiro de 27 de los 72 jueces actuales del Supremo es inconstitucional y que no puede ser aplicada. Los críticos con el Gobierno polaco denuncian que esta norma tiene como objetivo controlar el sistema judicial.

El partido gubernamental Ley y Justicia (PiS) ha impulsado la ley que baja la edad de jubilación obligatoria de los jueces y que supondría el cese de más de un tercio de los magistrados del Supremo desde este miércoles salvo que el presidente del país, Andrzej Duda, aliado del Ejecutivo, les prorrogue su mandato.

La Comisión Europea abrió el lunes un expediente contra Polonia por la ley del Tribunal Supremo al considerar que esta norma socava el principio de independencia judicial.

El expediente toma la forma de una carta de emplazamiento, el primero de los pasos de un procedimiento de infracción que podría llegar al Tribunal de Justicia de la UE (TUE) si Bruselas considera que Varsovia sigue sin resolver la situación. El Gobierno de Mateusz Morawiecki dispone ahora de un plazo de un mes para responder a las autoridades comunitarias.

La norma polaca del Tribunal Supremo rebaja de 70 a 65 años la edad de jubilación de sus jueces, lo que supone que este miércoles podrían ser obligados a retirarse más de un tercio de los magistrados que lo componen. La medida afecta también a la presidenta primera del tribunal, cuyo mandato de seis años terminaría de forma prematura.

La ley da a los jueces la posibilidad de declarar su voluntad de prorrogar su mandato por un periodo de tres años que puede renovarse en una ocasión. Sin embargo, el Ejecutivo comunitario denuncia que Polonia no ha establecido los criterios en los que debe basarse la decisión de prolongar o no este mandato, así como que no existe la posibilidad de recurrir esa decisión.

La Comisión Europea ha subrayado que estas medidas socavan el principio de independencia judicial --incluida la inamovilidad de los jueces-- y, por tanto, incumple el Tratado de la UE y la Carta de Derechos Fundamentales de la UE.