Moratinos ofrece a Borrell ser su representante especial durante la Presidencia española de la OSCE en 2007

Actualizado 28/12/2006 19:06:38 CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, ha ofrecido al presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, ser su representante especial durante la Presidencia española de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) de 2007, según informaron fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores a Europa Press, aunque un portavoz de la Dirección General de Comunicación Exterior declinó confirmar este hecho.

Borrell será sustituido por el democristiano alemán Hans-Gert Poettering al frente de la Eurocámara el próximo 16 de enero y el ofrecimiento del Gobierno español no conlleva que renuncie al acta de eurodiputado durante los dos años y medio que le quedarán de legislatura. El jefe de la Diplomacia española quiere aprovechar el reconocimiento europeo que suscita Borrell para que este último le sustituya en negociaciones y actos concretos de la OSCE durante la Presidencia anual que ostentará España el próximo año.

Fuentes del entorno de Borrell aseguraron a Europa Press que conocen este interés de Moratinos "de forma indirecta" y estimaron que el ofrecimiento formal se debería producir en torno al 11 de enero, fecha en la que el ministro español viajará a Viena (Austria) para exponer a los embajadores y responsables de la OSCE las prioridades españolas para los próximos doce meses.

El jefe de la Diplomacia española desgranó el pasado 20 de diciembre en el Senado cuáles son los objetivos de España para su presidencia de la OSCE. En primer lugar, "consolidar" el fortalecimiento de esta organización. "Nos vamos a concentrar a desarrollar los trabajos para dotar a la OSCE de personalidad legal y jurídica, y de reestructuras los trabajos de la organización", señaló.

En segundo término, España impulsará actividades para reforzar esta organización como foro de diálogo y cooperación. "Debemos de recuperar el espíritu de familia y superar posiciones antagónicas que se vienen percibiendo en los últimos años, que empiezan a concitar preocupaciones en algunos Estados miembros", advirtió.

En tercer lugar, el Gobierno español trabajará en la búsqueda de soluciones de "conflictos congelados" como los del Tradniester, Osetia del Sur o Nagorno-Karabaj mediante actos y apoyos a la resolución de estos conflictos prolongados en el tiempo y en los que, por tanto, estaría presente Borrell.

Asimismo, el Ejecutivo desea dar "un buen impulso" a la relación con los socios mediterráneos ya que es "muy difícil" imaginar que la seguridad y cooperación en Europa "no deba involucrar más a unos actores tan fundamentales como los mediterráneos".

En último término, anunció que la ciudad andaluza de Córdoba organizará una conferencia contra la islamofobia, una de las dos que se celebrarán el próximo año bajo presidencia de España ya que habrá también una conferencia contra el antisemitismo en Bucarest, capital de Rumania.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies