La OTAN ve "completamente inaceptable" el uso de gas nervioso en un país "aliado"

Jens Stoltenberg
REUTERS / ERIC VIDAL - Archivo
Publicado 13/03/2018 13:59:19CET

BRUSELAS, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha advertido de que el uso de gas nervioso contra un país "aliado" es "completamente inaceptable" después de que el Gobierno británico haya concluido que el exespía ruso Sergei Skripal y su hija hayan sido envenenados "muy probablemente" por Rusia.

"El uso de cualquier agente nervioso es horrible y completamente inaceptable", ha denunciado el secretario general aliado en un comunicado.

Stoltenberg ha recordado que el Gobierno británico ha concluido que el exespía ruso y su hija "han sido envenenados con un tipo de agente de gas nervioso militar desarrollado por Rusia" y que la propia primera ministra, Theresa May, "ha declarado que es muy probable que Rusia sea responsable".

"Reino Unido es un aliado muy valorado y este incidente constituye un gran motivo de preocupación para la OTAN", ha subrayado el secretario general aliado, que ha asegurado que la Alianza permanece "en contacto" con las autoridades británicas por este incidente.

Fuentes aliadas han rechazado por ahora especular sobre "los próximos pasos" y de momento no hay "ninguna iniciativa" para celebrar una reunión extraordinaria del Consejo del Atlántico Norte (NAC), máximo órgano de decisión en la OTAN.

La Policía británica encontró inconscientes a Skipral y su hija junto el pasado 4 de marzo en un centro comercial de Salisbury y en los últimos días ha trascendido que se trataba de un antiguo espía doble que colaboró para el MI6 británico mientras servía para las Fuerzas Armadas rusas.

El Gobierno de Rusia ha convocado el embajador de Reino Unido para expresarle su malestar por las acusaciones de May, quien este martes dio a Rusia dos días de plazo para dar una explicación "creíble" sobre el envenenamiento del exagente y su hija, Yulia, tras apuntar que Moscú es "muy probablemente" el responsable.

"Está claro que han sido envenenados con un agente nervioso militar del tipo desarrollado por Rusia", aseguró la 'premier' británica ante la Cámara de los Comunes.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha tachado este martes de "disparate" la implicación de Rusia y ha asegurado que "Rusia no tiene nada que ver con ese caso", al tiempo que ha ofrecido la colaboración de Moscú para investigarlo, según informa la agencia de noticias Sputnik.