Otro destacado miembro del Partido Democrático italiano abandona las filas de Renzi

Publicado 24/06/2015 22:04:08CET

ROMA, 24 Jun. (Reuters/EP) -

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha asistido este miércoles a la marcha de otro miembro del Partido Democrático (PD), en el último episodio de una cadena de renuncias que han aumentado la división interna de la formación y han hecho caer en picado el apoyo al dirigente italiano.

Stefano Fassina, diputado de la Cámara Baja y antiguo viceministro económico, lleva meses acusando a Renzi de haber llevado a su formación, tradicionalmente de centroizquierda, a posiciones políticas cercanas a la derecha. Fassina ha asegurado a los reporteros su intención de renunciar a su escaño con efecto inmediato y abandonar el partido.

La marcha de Fassina supone un nuevo revés para Renzi, que ha visto cómo las peleas internas de su partido, los escándalos de corrupción y la crisis migratoria han reducido sus niveles de popularidad.

El PD continúa siendo la formación con más respaldo ciudadano en Italia pero ha perdido votantes de forma considerable durante 2015. Sus resultados en las últimas elecciones regionales y municipales han estado muy por debajo de las expectativas y el índice de aprobación a Renzi ha caído en picado.

En las últimas semanas, Giuseppe Civati, diputado y antiguo aliado de Renzi, y Sergio Cofferati, eurodiputado y antiguo líder del principal sindicato italiano, también han abandonado el partido. Fassina ha anunciado que se reunirá con Civati, Cofferati y otros disidentes del PD con el objetivo de crear un movimiento con una "agenda alternativa de izquierdas".

Fassina, de 49 años, es uno de los miembros más importantes de un grupo de hasta 50 miembros rebeldes del PD que se negaron a respaldar la reforma de Renzi de la ley electoral, que fue aprobada en mayo. El político también ha criticado la reforma laboral, asegurando que facilita el despido, y la reforma educativa, a la que también se han opuesto los sindicatos de profesores.

Renzi anunció el martes que pediría una moción de confianza en el Senado esta semana sobre el proyecto de ley de la reforma educativa, con el objetivo de frenar la discusión de cerca de 3.000 enmiendas que han presentado los partidos opositores en el Parlamento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies