Los países de la ISAF pactan medidas para garantizar el control de la financiación del Ejército afgano

 

Los países de la ISAF pactan medidas para garantizar el control de la financiación del Ejército afgano

Actualizado 23/04/2013 23:10:24 CET

Rasmussen admite que el trasiego de terroristas de Pakistán a Afgnistán "es un problema" e insta a Islamabad a intensificar el combate

BRUSELAS, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN y el resto de países que contribuyen a la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad afgana (ISAF) han pactado este martes medidas para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas sobre la futura financiación que aportarán para sostener al Ejército Nacional afgano a través del fondo fiduciario de la OTAN a partir de 2014.

"Hoy hemos acordado los medios para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas en nuestro mecanismo de financiación futuro", ha anunciado el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

El fondo fiduciario de la OTAN para el Ejército Nacional Afgano fue creado en 2007 para financiar el transporte y la instalación de equipos donados por los países de la ISAF al Ejército Nacional Afgano, para adquirir equipos y servicios de proyectos de ingeniería y formación dentro y fuera de Afganistán.

En marzo de 2009 pactaron ampliar el alcance del fondo para utilizarlo también para sostener a largo plazo a las fuerzas armadas afganas y, en la cumbre de Chicago de noviembre de 2012, los líderes aliados y sus socios de ISAF acordaron desarrollar mecanismos de financiación flexibles, transparentes, que garanticen la rendición de cuentas de su utilización e incluyan medidas para combatir la corrupción.

"Estados Unidos administra el fondo en la actualidad y continuará haciéndolo después de 2014", han confirmado fuentes aliadas, que admiten sin embargo que el fondo no ha contado con "los adecuados mecanismos de control". "Ahora se garantizará que cada centavo va a las prioridades" para garantizar su correcta utilización.

Por ello, los aliados y socios de ISAF han pactado que pueda haber una auditoría sobre la financiación y que el Gobierno afgano deba presentar planes de requisitos de financiación anuales.

"Los mecanismos para mejorar la transparencia y rendición de cuentas están acordados. Ahora los próximos pasos serán revisar los términos del fondo para reflejar las nuevas medidas", han explicado fuentes aliadas.

Se espera que la comunidad internacional cree un organismo superior para supervisar la correcta utilización de todos los fondos existentes para financiar a las fuerzas afganas, ya sean de la ONU para la Policía o bilaterales, como el fondo de Estados Unidos. "La comunidad internacional creará un organismo para supervisar todos los fondos existentes. Si los coordinará o los supervisará todavía no se ha acordado", han explicado fuentes consultadas.

El fondo cuenta en la actualidad con cerca de 600 millones de euros hasta finales de 2014 comprometidos por un total de 23 países, incluidos cuatro millones comprometidos por España, 166 millones de Alemania, cerca de siete millones de Reino Unido, cerca de 75 millones de Corea del Sur y 150 millones de Australia. Estados Unidos no contribuye al fondo porque lo hace de forma bilateral.

Rasmussen ha confiado en que "el compromiso continuado" de las autoridades afganas para celebrar elecciones "creíbles", combatir la corrupción y respetar los Derechos Humanos, incluidos los derechos de las mujeres y para reforzar el Estado de Derecho "allanarán el camino para nuestro apoyo continuado" en términos económico.

La financiación necesaria para financiar tanto al Ejército como a la Policía afganas a partir de 2014 se estima en unos 4.100 millones de dólares, de los cuáles Estados Unidos aportará 2.100 millones de dólares, 1.000 millones los países de ISAF y Afganistán 500 millones anuales con el compromiso de aumentar su propia financiación cada año.

Rasmussen ha admitido que "algunos países quizás han sido un poco reacios" a anunciar sus contribuciones al desconocer "exactamente el marco" pactado y por la importancia para "muchas naciones" de "saber que el mecanismo de financiación es transparente y rinde cuentas" y ahora que se ha "clarificado" ha confiado en que "se allane el camino para un compromiso financiero más amplio", auque ha dejado claro que la financiación de las fuerzas de seguridad afganas compete a toda la comunidad internacional y no solo a la OTAN ni ISAF.

Por otra parte, Rasmussen se ha mostrado confiado en que la OTAN y el Gobierno afgano lograrán cerrar un acuerdo sobre el estatus de las fuerzas necesario para desplegar la nueva misión de entrenamiento, asistencia y asesoramiento de las fuerzas afganas que se han comprometido a mantener a partir de 2015 y que ya no será de combate.

Así lo ha asegurado Rasmussen tras su reunión con el presidente afgano, Hamid Karzai, aunque ha rechazado detallar si incluye la inmunidad para las tropas que reclama Washington para cerrar el suyo.

PAKISTÁN

Rasmussen ha defendido la contribución de los aliados para dotar a las fuerzas afganas de las capacidades necesarias para garantizar la seguridad de su país aunque ha admitido que quedan "muchos desafíos" por delante hasta completar la actual misión de combate a finales de 2014.

El secretario general aliado ha admitido que se necesita "una implicación positiva de Pakistán" para garantizar la paz y estabilidad de Afganistán y la región. Así ha instado al Gobierno y Ejército del país "aumentar sus esfuerzos para combatir el terrorismo y los grupos terroristas en la región fronteriza entre Pakitán y Afganistán".

"Es un problema y tenemos que reconocer esto. Que terroristas puedan cruzar la frontera, cometer actos terroristas en Afganistán y luego buscan santuarios en Pakistán", ha recalcado, insistiendo en que Pakistán también ha sido victima del terrorismo y es de interés mutuo "intensificar la lucha contra estas actividades trasnfronterizas".

"Necesitamos una implicación positiva de Pakistán estrecha y una cooperación positiva entre Afganistán y Pakistán y espero que las discusiones que tendrán lugar aquí puedan contribuir a esto", ha concluido, en alusión a la reunión promovida este miércoles en Bruselas por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, Karzai y el jefe de Estado Mayor paquistaní, Parvez Kayani, para analizar las perspectivas de promover un acuerdo político y la reconciliación con la insurgencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies