Las autoridades paquistaníes detienen al último líder opositor que no estaba bajo arresto o en el exilio

Actualizado 14/11/2007 15:01:10 CET

LAHORE (PAKISTÁN), 14 Nov. (EP/AP) -

Las autoridades paquistaníes detuvieron hoy al ex jugador de cricket y último líder opositor que no estaba bajo arresto o en el exilio, Imran Khan, mientras participaba en una manifestación estudiantil contra el estado de emergencia decretado por el presidente, el general Pervez Musharraf, hace diez días.

Khan, quien ha permanecido escondido desde que escapó de su arresto domiciliario un día después de declararse el estado de emergencia, reapareció en una protesta de estudiantes en la ciudad de Lahore, pero inmediatamente fue interceptado por jóvenes partidarios de Musharraf y llevado ante la Policía.

El director de Policía Aftab Cheema declaró a la agencia AP que Khan está detenido en un lugar que no ha sido revelado y que será acusado de delitos que todavía están por determinar.

Khan, quien lidera un pequeño partido opositor a Musharraf, era el único dirigente político crítico con el régimen que continuaba en libertad dentro del país. Hasta su detención había concedido varias entrevistas en localizaciones secretas de Lahore antes de decidir unirse a las protestas estudiantiles en la Universidad de Punjab.

Pocas horas antes se supo que Estados Unidos enviará al subsecretario de Estado, John Negroponte, a Pakistán para instar al Gobierno a que termine con el estado de emergencia, que ha llevado a la detención de miles de personas y a un recrudecimiento de la represión sobre los medios de comunicación.

Se espera que Negroponte, que ahora se encuentra en una visita a cuatro países africanos, llegue a Pakistán el próximo viernes para manifestar al Gobierno las preocupaciones de su país sobre la situación.

"Continuamos queriendo ver que las elecciones se celebren de manera libre, justa y transparente, queremos ver revocado el estado de emergencia", declaró el viceportavoz del Departamento de Estado, Tom Casey. "Queremos ver a todas las fuerzas políticas moderadas capaces de trabajar juntas", añadió.

Por su parte, la líder opositora Benazir Bhutto, que se encuentra bajo arresto domiciliario en Lahore, declaró por teléfono a la agencia AP que "la comunidad internacional necesita decidir si se unirá a un sólo hombre o al pueblo de Pakistán".

Ayer, Bhutto, quien ha sido dos veces primera ministra de Pakistán, exigió la dimisión de Musharraf, y confirmó que no dirigirá el Gobierno del país mientras el presidente continúe en su cargo. "Ójala pudiera", añadió.

Musharraf contestó después que Bhutto "no tiene derecho" a pedirle que dimita, y remarcó en una entrevista publicada ayer por el diario 'The New York Times' que está exagerando su apoyo popular. "Empecemos con las elecciones y veamos si gana ella", indicó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies