Pakistán expresa su apoyo a la propuesta de diálogo de paz con los talibán formulada por el presidente de Afganistán

Publicado 02/03/2018 7:23:36CET

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Pakistán ha expresado este jueves su apoyo a la propuesta de diálogo de paz con los talibán formulada por el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, agregando que Islamabad está dispuesto incluso a conversaciones directas con los insurgentes.

"Las conversaciones entre los talibán y el Gobierno afgano son realmente discusiones entre dos fuerzas políticas, y Pakistán las apoyará", ha indicado el ministro de Exteriores, Jauaja Asif.

"Pakistán está también dispuesto a una mediación directa con los talibán afganos", ha resaltado, tal y como ha recogido el diario paquistaní 'Dawn'.

Los talibán han ofrecido este mismo jueves una fría respuesta a las propuestas de que entablen conversaciones de paz con el Gobierno afgano, un día después de que Ghani se ofreciera a reconocer a los insurgentes como parte legítima en las negociaciones.

El grupo armado no ha ofrecido aún una respuesta formal a la invitación de Ghani, realizada en una conferencia de responsables de varios países que participan en el llamado 'Proceso de Kabul' que busca crear una plataforma para el diálogo que ponga fin a más de 16 años de guerra.

Sin embargo, su portavoz sí ha respondido a una 'carta abierta' publicada esta semana en la revista 'New Yorker' por Barnett Rubin, un reputado analista de la política afgana, que instaba a los talibán a aceptar dialogar con el Gobierno afgano.

"Nuestro país ha sido ocupado, lo que ha llevado a un supuesto Gobierno afgano de estilo americano que nos ha sido impuesto", han sostenido los talibán en su respuesta.

"Y su idea de que hablemos con ellos y aceptemos su legitimidad es la misma fórmula adoptada por Estados Unidos para ganar la guerra", añade la respuesta, subrayando que el Proceso de Kabul simplemente busca la "rendición" de los talibán.

En el marco de su nueva estrategia regional anunciada este año, Estados Unidos ha incrementado la asistencia al Ejército afgano y los bombardeos contra los talibán, en un intento por romper el punto muerto y forzar a los insurgentes a sentarse en la mesa de negociaciones.

Sin embargo, los talibán siguen controlando amplias zonas del país, el propio Gobierno afgano está profundamente divido y miles de soldados y civiles afganos mueren cada año por la violencia.

Los talibán han ofrecido en dos ocasiones en las últimas semanas dialogar con Estados Unidos, pero han descartado hacerlo con el Gobierno afgano.

En su declaración, los talibán han dicho que el movimiento está "sinceramente comprometido" con atender las preocupaciones internacionales respecto a que se use Afganistán para perpetrar ataques terroristas y han dicho que no desean un conflicto con Estados Unidos u otras potencias.

"El quid de la cuestión es, ¿cuál es la preocupación vital para Estados Unidos, es realmente el terrorismo?", han preguntado. "O es extraer la riqueza mineral de Afganistán, imponiendo un supuesto gobierno, impidiendo el establecimiento de un sistema islámico y persiguiendo ambiciones imperiales en la región desde esta tierra?", ha añadido los insurgentes.

"En tales circunstancias, no nos preocupa Estados Unidos, ni queremos hablar, ni poner fin a la resistencia, ni nos cansaremos", han prevenido.