Palestina pide a los países árabes que llamen a consultas a sus embajadores en EEUU por su decisión sobre Jerusalén

Señal indicando el camino a la Embajada de EEUU en Israel en Jerusalén
REUTERS / AMMAR AWAD
Publicado 17/05/2018 18:42:41CET

EL CAIRO, 17 May. (Reuters/EP) -

El ministro de Exteriores de Palestina, Riyad al Maliki, ha sugerido este jueves que los países árabes deberían llamar a consultas a sus embajadores en Estados Unidos en respuesta a la decisión de Washington de trasladar a Jerusalén su Embajada en Israel.

"No causa daño alguno que los estados árabes llamen a consultas de forma colectiva a sus embajadores", ha dicho durante una reunión de la Liga Árabe en la capital de Egipto, El Cairo.

Así, ha sostenido que los países miembro de la Liga Árabe deberían convocar a los embajadores estadounidenses en estos países "para recordarles el rechazo árabe al traslado de la Embajada estadounidense a Jerusalén".

Al Maliki ha recordado que los países árabes habían acordado en reuniones previas del organismo que cortarían sus lazos con cualquier país que trasladara su Embajada a Jerusalén.

Estados Unidos inauguró el lunes su Embajada en Jerusalén en medio de unas manifestaciones en Gaza que se saldaron con la muerte de más de 50 palestinos en la Franja de Gaza a causa de la represión por parte de las fuerzas de Israel.

Este fue el mayor balance de víctimas en un solo día desde que el 30 de marzo comenzaron las protestas en los Territorios Palestinos de cara a la 'Nakba' ('Catástrofe'), que tuvo lugar el martes y en la que se conmemora el inicio del éxodo palestino por la creación del Estado de Israel. Desde entonces, han muerto cerca de cien palestinos sin que haya ninguna baja del lado israelí.

La decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar la Embajada ha acabado con el consenso internacional sobre el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

Uno de los pocos puntos de consenso en la comunidad internacional era que el estatus de Jerusalén, que ambas partes reivindican como capital, debía decidirse en unas eventuales negociaciones de paz. Netanyahu da por zanjada la cuestión, mientras que los palestinos y sus aliados árabes --entre 128 de los 193 miembros de la ONU-- exigen a la Casa Blanca que dé marcha atrás.