Palestinos armados abandonan la oficina de la Comisión Europea en Gaza

Actualizado 02/02/2006 13:18:52 CET

GAZA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los palestinos armado que tomaron brevemente posiciones en el exterior de la oficina de la Comisión Europea en Gaza en protesta por la aparición de viñetas sobre Mahoma en diarios europeos, abandonaron la zona unos 45 minutos después, tras exigir a los gobiernos de Noruega, Dinamarca y Francia que se disculpen por la aparición de estos dibujos en diarios de sus países.

Una docena de hombres armados vinculados al movimiento Al Fatá del presidente palestino, Mahmud Abbas, se congregaron ante la oficina de la Comisión Europea en Gaza y tres de ellos saltaron la valla mientras que el resto tomaron posiciones en la entrada. En una declaración leída por uno de ellos, el grupo exigió disculpas a los gobiernos de Noruega, Dinamarca y Francia y llamó a los palestinos a boicotear los productos de esos tres países.

Una octavilla firmada por una milicia de Al Fatá y por el grupo radical Yihad Islámica afirmó que la oficina de la UE y las iglesia en Gaza podrían ser atacadas e instó a todos los ciudadanos franceses a que abandonen Gaza. Sin embargo, dirigentes de la Yihad Islámica aseguraron no tener ninguna relación con esto asaltantes.

Los asaltantes abandonaron el lugar unos 45 minutos después. Los empleados palestinos de la oficina de la CE no habían acudido hoy a trabajar, mientras que los extranjeros que trabajan en ella suelen hacerlo fuera de Gaza y sólo visitan esta oficina de vez en cuando.

Hombres armados habían tomado también brevemente el lunes pasado esta misma oficina en protesta por los dibujos de Mahoma.

Los dibujos aparecieron por primera vez en un diario danés en septiembre y volvieron a ser publicados esta semana en varios diarios europeos con el fin de defender la liberta de expresión.

Por otra parte, Sami Abu Zuhri, portavoz de Al Fatá, también pidió a los países europeos que se disculpen, pero dijo que los extranjeros que se encuentran en Gaza no deben ser dañados en el marco de las protestas.

DIRECTOR DESPEDIDO

El director del diario galo 'France-Soir', Jacques Lefranc, fue despedido ayer por haber reproducido las 12 caricaturas de Mahoma, publicadas el 30 de septiembre por el diario danés 'Jyllands-Posten', que han sido motivo de polémicas en el mundo musulmán.

El propietario del periódico, Raymond Lakah, despidió fulminantemente a su director, en la tarde de ayer, "en señal de fuerte respeto a las creencias y convicciones íntimas de cada individuo", como anunció la publicación mediante un comunicado.

Lakah pidió "disculpas a todas las personas de la comunidad musulmana indignadas o sorprendidas por esta publicación". Francia cuenta con la mayor comunidad musulmana de Europa, unos cinco millones de personas.

No obstante, y a pesar de este despido, la portada de hoy del rotativo sigue con la misma tonalidad y, sobre una foto en la que aparecen varios fieles musulmanes quemando una bandera danesa, puede leerse en grandes caracteres: "Socorro, Voltaire, se han vuelto locos".

Y en páginas interiores argumenta su decisión de ayer: "La libertad religiosa es la libertad de creer, pero también de no creer (...) pero no podría transformarse en la libertad de imponer a toda la sociedad las reglas de una sola convicción".

'France-Soir' critica a quienes quieren convertir las sociedades democráticas en "el Irán de los mulás" o en la "Francia de la Inquisición" y recordó que el Islam prohíbe la representación de Mahoma a sus fieles, pero no a quienes no lo son.

El diario popular publicó ayer en su portada una caricatura del profeta Mahoma como información principal, con un título a toda página en el que podía leerse: "Sí, tenemos derecho a caricaturizar a Dios". En el dibujo, donde sobre una nube estaban Buda, Yahvé, Mahoma y Jesús, este último le dice al profeta del Islam: "No te enfades, Mahoma, aquí nos han caricaturizado a todos".

Resulta extraño, sin embargo, que el propietario del periódico, Raymond Lakhan, haya podido despedir al director, cuando el periódico está en quiebra técnica, y por tanto bajo control de un administrador judicial, que es quien ejerce como responsable de la publicación.

De hecho, el nuevo director, Eric Fauveau, nombrado ayer, ha presentado una de las cinco ofertas para reactivar la empresa que constan judicialmente. Lo que podría provocar un conflicto de intereses en su nueva función.