Panetta pide no sacar conclusiones apresuradas sobre el general John Allen

Actualizado 14/11/2012 12:08:58 CET

PERTH (AUSTRALIA), 14 Nov. (Reuters/EP) -

El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, ha pedido no sacar conclusiones apresuradas sobre las acciones del comandante de las tropas norteamericanas en Afganistán, el general John Allen, un día después de que se abriera una investigación en su contra en el marco del escándalo que ya le ha costado su puesto al director de la CIA, David Petraeus.

Allen, que niega cualquier actuación indebida, está siendo investigado por mantener comunicaciones potencialmente inadecuadas con una mujer en el centro del caso en torno a Petraeus, Jill Kelley, de Florida.

Panetta ha defendido su decisión de remitir el caso al inspector general del Pentágono y de suspender la nominación de Allen para otro alto cargo dentro del Ejército estadounidense, argumentando que se trata de un paso prudente "hasta que determinemos cuáles son los hechos".

"Y lo haremos", ha asegurado a los periodistas durante su visita a Australia, donde también se encuentra el comandante del Ejército norteamericano, general Martin Dempsey, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Por otra parte, ha elogiado el trabajo de Allen al mando de los esfuerzos bélicos en Afganistán, un cargo que mantiene pese a la investigación.

"Nadie debería extraer ninguna conclusión aquí. El general Allen está haciendo un trabajo excelente en la ISAF y en la dirección de estas fuerzas", ha afirmado Panetta, en referencia a la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN, que también comanda el general estadounidense.

"Ciertamente tiene mi confianza continuada para dirigir nuestras fuerzas y continuar la lucha", ha asegurado.

Por su parte, Clinton ha reconocido que los aliados han formulado algunas preguntas sobre el caso de Allen pero ha dicho que "no nos han expresado preocupación de ningún tipo" sobre la misión en Afganistán.

Responsables de Defensa y personas próximas a Petraeus aseguran que ni éste ni Allen mantuvieron una relación sentimental con Kelley, una mujer que es descrita como una figura conocida entre los círculos militares en Tampa, donde reside.

Kelley es a la mujer a la que la biógrafa de Petraeus, Paula Broadwell, con la que mantuvo un romance, envió una serie de correos anónimos y acosadores que revelaron la relación entre el ya exdirector de la CIA y Broadwell.

CASO KELLEY

Kelley conoció tanto a Petraeus como a Allen como voluntaria en actos sociales en la base aérea MacDill, a las afueras de Tampa, sede del Mando Central del Ejército. La relación fue lo suficientemente cercana como para que ambos hombres intervinieran en la batalla por la custodia legal de la hermana gemela de Kelley, Natalie Khawam.

"Es una madre dedicada, cuyo único fin es ofrecer el apoyo necesario, amor y cuidado a su hijo", escribió Allen sobre Khawam en una carta el pasado 22 de septiembre a un tribunal de Washingto DC.

Allen y Kelley se comunicaron lo suficientemente a menudo en los dos últimos años como para generar entre 20.000 y 30.000 páginas de correo electrónico y otros mensajes, que fueron entregadas a los investigadores del Departamento de Defensa este domingo.

Un responsable ha asegurado que el volumen sería mucho menor mientras que otro ha precisado a Reuters que los mensajes fueron considerados inadecuados por su naturaleza de "flirteo" no porque en ellos se incluyera información sensible.

Allen ha negado haber mantenido una relación de tipo sexual con Kelley, según han asegurado fuentes oficiales bajo condición de anonimato. El adulterio podría llevarle a su baja con deshonor del Ejército en virtud de la legislación militar estadounidense.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies