Argentina y Uruguay llegan a un acuerdo para el control medioambiental de UPM

 

Argentina y Uruguay llegan a un acuerdo para el control medioambiental de UPM

Actualizado 15/11/2010 5:48:51 CET

BUENOS AIRES, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los gobiernos de Argentina y Uruguay han llegado a un acuerdo sobre el control de la fábrica de celulosa UPM (antes Botnia), ubicada en la frontera común, que "prioriza el cuidado del medio ambiente", según anunció el domingo el ministro de Exteriores argentino, Héctor Timerman.

"El comité científico llegó a un acuerdo que prioriza el cuidado del medio ambiente. Ambos gobiernos estamos muy satisfechos", escribió Timerman en su cuenta de Twitter, después de una reunión de varias horas con su par uruguayo, Luis Almagro, en Montevideo. Los dos cancilleres continuarán el encuentro para concretar algunos detalles técnicos.

"Logramos un plan que es muy positivo para ambas partes y constituye una base sustancial en lo que es el monitoreo de las condiciones ambientales del río Uruguay", expresó Almagro durante el anuncio del acuerdo.

En este sentido, Timerman señaló que el cuidado del medio ambiente "no es un asunto de nacionalismos", especialmente en lo que se refiere a la fábrica de propiedad finlandesa, ya que "si la planta contamina perjudica a los dos países, y si no lo hace no perjudica a nadie", informaron medios locales.

En cuanto a las cuestiones técnicas de este control, Almagro indicó que se realizarán trabajos específicos para la medición de la temperatura y turbiedad del agua. "Habrá sensores de transmisión continua y permanente para realizar un seguimiento de la calidad del agua y del aire", agregó.

Los resultados de estos estudios conjuntos, que en su mayoría comenzarán "de inmediato" aunque otros se demorarán "algunas semanas" debido a la compra de equipos, serán enviados a un laboratorio, "seguramente canadiense", para su análisis.

Este acuerdo, del que apenas han trascendido detalles, da cuerpo al compromiso adoptado el pasado mes de julio por la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y su homólogo uruguayo, José Mujica, para establecer un control medioambiental sobre las emisiones de la fábrica al río Uruguay, que rodea las instalaciones y sirve de frontera natural para ambos países.

Hasta el momento, los cuatro expertos (dos de cada país) que informan a la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) habían discrepado sobre los métodos para ejercer dicho monitoreo sobre la fábrica, ubicada en la localidad uruguaya de Fray Bentos, así como en el número de visitas que se debían realizar a las instalaciones, informó el diario 'Clarín'.

El conflicto diplomático que ambos países han mantenido desde 2003 por la ubicación de Botnia quedó zanjado el pasado mes de abril cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitió un fallo en el que condenó a Montevideo por violar un tratado bilateral con Buenos Aires al instalar la fábrica en las cercanías del río, y denegó el desmantelamiento de la misma, tal y como solicitaba Argentina, por sus supuestas emisiones contaminantes al Uruguay.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies