Una pareja española vive en primera persona la tensión en Estambul

 

Una pareja española vive en primera persona la tensión en Estambul

Actualizado 17/06/2013 10:41:38 CET

ESTAMBUL, 17 Jun. (Especial para EUROPA PRESS, ASIER VERA) -

Una pareja de León vivió en la noche de este sábado la tensión en el centro de Estambul tras el desalojo policial de los miles de activistas que se encontraban en el Parque Gezi, llegando incluso a sufrir ligeros picores en la nariz y en la garganta, debido al uso de gas pimienta por parte de los agentes, a pesar de que se llegaron a comprar una mascarilla para evitar sus efectos.

Así lo han señalado a Europa Press María Jesús y Andrés, quienes a pesar de que dudaron hasta en dos ocasiones de cancelar su viaje a Estambul debido a las protestas de las últimas semanas, finalmente, adquirieron el billete el pasado jueves para viajar este viernes por la tarde, con el fin de permanecer en la ciudad turca hasta el próximo 24 de junio.

Esta pareja se encuentra pernoctando en un hotel de la zona de Galata, muy próxima a la céntrica Plaza Taksim, de modo que no descarta cambiarse a otro hotel en los próximos días, si continúan las protestas de los activistas turcos, tal y como hicieron este domingo miles de personas, que intentaron acceder a la Plaza Taksim para recordar a los cuatro jóvenes que han fallecido en las últimas semanas por las protestas contra el Gobierno.

No obstante, este domingo han optado por alejarse del epicentro de las protestas, que han comenzado a las 16.00 horas, de manera que han optado por visitar otras zonas de Estambul, llegando a coger incluso el ferry, que une Eminonu y Kadikoy y que conecta la parte europea y asiática de la ciudad.

Concretamente, han detallado que tras cenar el pasado sábado, decidieron conocer en primera persona lo que estaba sucediendo en la Plaza Taksim, de manera que comenzaron a andar por la calle Istiklal, si bien se quedaron a 500 metros de la citada plaza, debido a que los accesos estaban bloqueados por los agentes policiales.

De esta manera, fueron testigos directos de las miles de personas que huyeron de la Plaza Taksim, hasta el punto de que llegaron a sufrir pequeños efectos del gas pimienta lanzado por la policía". "Me puso los pelos de punta ver a miles de personas gritando lemas dirigiéndose a la Plaza Taksim con gafas de buceo, máscaras antigas y mascarillas y nadie llevaba armas", ha destacado María Jesús, quien ha recalcado la "fuerza y determinación" de los manifestantes.

En este sentido, ha manifestado que quiso conocer de primera mano los motivos de las protestas, por lo que preguntó a varios de los manifestantes, quienes le explicaron que el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan está "recortando las libertades de la gente", hasta el punto de que lo llegaron a calificar de "dictatorial", aplicando medidas, como "la restricción de beber alcohol y la intención de controlar el número de hijos en el hogar".

Además, los activistas le detallaron que la educación turca "sufre muchas deficiencias", al tiempo que censuraron que el actual Gobierno "quiere dividir al país en dos", razón por la cual le anunciaron que, a pesar del desalojo del Parque Gezi, iban a seguir "luchando".

Por otro lado, María Jesús ha afirmado que otra de las cosas que le sorprendió es que cuando varios jóvenes comenzaron a tirar petardos, el resto de los manifestantes les empezaron a abuchear, teniendo en cuenta que "no quieren que haya violencia".

MOMENTO DE "PÁNICO"

María Jesús ha reconocido que vivió un momento de "pánico" porque parecía que en la calle Istiklal iba a haber una "estampida", debido a las miles de personas que comenzaron a correr en dirección contraria a la Plaza Taksim, después de que los agentes volvieran a lanzar gases lacrimógenos contra la gente que se dirigía a este punto.

Por ello, en ese momento, la pareja de León optó por desviarse por una bocacalle y se introdujo en un bar, donde la gente les advirtió de que esperaran antes de irse al hotel, debido a que podía haber cargas policiales por las calles céntricas de Estambul en dirección a Galata.

No obstante, no se arrepienten de haber acudido a conocer lo que sucedía, ya que aunque han dicho que puede parecer una manera "inconsciente" de actuar, han explicado que fueron a la calle cercana a la Plaza Taksim porque "parecía" que en ese momento "no había peligro" y con el fin de "vivir un momento en primera persona".

Para Andrés, estas protestas son diferentes a las que se produjeron hace dos años en España, con el 15-M, dado que, a su juicio, "las políticas de Erdogan afectan más a la vida cotidiana de los turcos", mientras que en España, las manifestaciones son más por la "incompetencia" del Gobierno, si bien "no hace nada grave contra la gente".

Finalmente, María Jesús ha esperado que en España no sucedan unas manifestaciones similares a las de Estambul, de forma que "las cosas mejoren, para que no tengamos que llegar a una situación así".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies