El Parlamento aprueba la entrada del líder opositor Sam Rainsy como diputado

Actualizado 07/07/2015 22:47:49 CET

PHNOM PENH, 28 Jul. (Reuters/EP) -

El Parlamento de Camboya ha aprobado la entrada del líder opositor Sam Rainsy como diputado este lunes, como parte de un acuerdo con el primer ministro camboyano, Hun Sen, con el que ambos ponen fin a una crisis política que duraba ya un año.

Camboya ha estado sin Parlamento desde las elecciones de 2013, cuando la formación de Rainsy, el Partido para el Rescate Nacional de Camboya (PRNC), rechazó el resultado por fraude y decidió boicotear la cámara legislativa.

La crisis política provocó manifestaciones en las principales calles del país, reprimidas de forma violenta por las fuerzas de seguridad. Los trabajadores de la industria textil también convocaron huelgas, que alarmaron a multinacionales que emplean mano de obra en Camboya, como Nike, Gap o Adidas.

Hun Sen, el jefe del Gobierno camboyano, ha estrechado la mano de un sonriente Rainsy para materializar un acuerdo que supondrá una reforma de la Comisión Nacional Electoral y del Parlamento y que dará mayor presencia legislativa a la oposición.

Durante varios años, Rainsy ha estado apartado de la política por una condena a doce años de prisión 'in absentia'. Rainsy fue absuelto antes de las elecciones del año pasado y un diputado le cedió su escaño.

Rainsy ha asegurado que "es un honor" contar con el respaldo de la Asamblea Nacional. "Estoy feliz por decir a todos mis compatriotas que la crisis política en Camboya ha terminado", ha añadido. El pacto del 22 de julio entre el PRNC y el Partido del Pueblo de Camboya (PPC) acaba así con el boicot que comenzó tras las elecciones de 2013. Según este acuerdo, el PRNC recuperará la licencia para su propio canal de televisión, cuatro de los nueve escaños de la Comisión Electoral y el cargo de vicepresidente del Parlamento, entre otros.

Hun Sen ha asegurado que es "un buen proceso" y se ha mostrado convencido de que el pueblo "entiende el compromiso". Pero, a pesar del ambiente optimista, la rivalidad entre los dos partidos es cada vez más profunda y Hun Sen se enfrenta a un gran desafío, tras cerca de treinta años en el poder y constantes acusaciones de acabar con sus rivales políticos.

Los 55 diputados del PNRC esperan tomar posesión de su escaño en los próximos días. El PPC se quedará con 68 escaños y perderá 22 de los obtenidos en las elecciones del año pasado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies