El Parlamento griego debate si autoriza el cambio de identidad de género sin necesidad de tratamiento

Contador
Manifestación por los derechos de los transgénero en Atenas
REUTERS / ALKIS KONSTANTINIDIS
Publicado 09/10/2017 19:46:29CET

ATENAS, 9 Oct. (Reuters/EP) -

El Parlamento griego ha comenzado a debatir este lunes una ley que permitiría el cambio de identidad de género en los documentos oficiales sin necesidad de que medie un tratamiento médico, una de las históricas reivindicaciones del colectivo LGTBI pero que ha sido criticada por parte de la clase política y por la Iglesia.

Las actuales leyes obligan a las personas que deseen cambiar sus datos que sean previamente diagnosticadas con un "desorden de identidad de género" y que hayan sido sometidas a la intervención en sus órganos reproductivos. Los requisitos, comunes a muchos países europeos, han sido condenados por las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.

La reforma ha sido promovida por el partido gobernante, Syriza, y será sometida a votación el martes. El documento establece que el cambio legal de género debería ser una cuestión de elección personal y no médica, de tal forma que los tratamientos o las cirugías se conviertan en opcionales.

La solicitud, no obstante, deberá ser refrendada por un tribunal, según el texto presentado, que establece un límite máximo de dos cambios por cada ciudadano. Los solicitantes tampoco pueden estar casados.

Un grupo de manifestantes se ha concentrado este lunes a las puertas del Parlamento con pancartas en las que se podía leer: "Los derechos de los transgénero también son Derechos Humanos".

"No puedo esperar el momento en que se apruebe la ley", ha dicho Raffaela, de 40 años, que lleva 27 esperando este cambio. Confía en la reforma para evitar la disparidad entre su aspecto físico y el género que le atribuyen los documentos oficiales de identidad.

Para la influyente Iglesia Ortodoxa, en cambio, se trata de una ley "inmoral", mientras que la ultraderecha ha hablado de "monstruosidad" para cargar contra ella.

La iniciativa también ha generado divisiones en la coalición que lidera Alexis Tsipras, ya que el socio de Syriza, Griegos Independientes, reclamó que se subiera de 15 a 17 años la edad mínima para solicitar el cambio. La medida, en principio, debería salir adelante con el apoyo de las formaciones gobernantes y de la izquierda.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies