El Parlamento del Kurdistán critica al Gobierno de Irak por prohibir la emisión de dos cadenas de televisión kurdas

Publicado 02/11/2017 5:47:47CET

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un comité del Parlamento del Kurdistán iraquí ha criticado este miércoles al gobierno central por prohibir las emisiones de dos de las cadenas con base en la región semiautónoma.

"Anunciamos que esta decisión es contraria a la Constitución iraquí", ha dicho el comité de Cultura del Parlamento sobre la medida, que afecta a las cadenas Rudaw y Kurdistan 24, tal y como ha informado la propia Rudaw.

"Según el artículo 115 (de la Carta Magna), en el caso de un problema legal entre el gobierno regional y el gobierno federal, la prioridad es dada a las leyes de la región", ha recordado en su comunicado.

El pronunciamiento del comité parlamentario ha llegado un día después de que el primer ministro de Irak, Haider al Abadi, acusara a los medios de la región semiautónoma de incitar a cometer "crímenes de guerra".

"Los medios del Kurdistán están incitando a ataques contra las fuerzas federales de Irak. Los ataques contra nuestras fuerzas son un crimen de guerra", dijo, según 'tuiteó' el gobierno central a través de su cuenta.

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas para Irak (UNAMI) afirmó el lunes que "tomaba nota de la decisión de las autoridades federales de prohibir las emisiones de algunos medios en la región del Kurdistán", resaltando que "en momentos de crisis unos medios libres son aún más esenciales para proteger el interés público y proteger la democracia".

La decisión de las autoridades centrales se enmarca en la crisis política derivada del referéndum de independencia celebrado el 25 de septiembre --que se saldó con una victoria del 'sí' por más del 90 por ciento.

El Gobierno central insiste en su demanda de que el Kurdistán iraquí cancele los resultados de la consulta, mientras que la región ha ofrecido detener sus operaciones militares y suspender los resultados de la votación a cambio de la apertura de un diálogo fundamentado en la Constitución del país.

La consulta popular, calificada de ilegal por Bagdad, también se llevó a cabo en áreas en disputa, entre ellas la provincia de Kirkuk, una zona que alberga grandes yacimientos de petróleo. El 16 de octubre, Al Abadi lanzó una operación para recuperar la provincia controlada desde 2014 por los peshmerga.

Ese mismo día los militares iraquíes tomaron el control de Kirkuk y varias instalaciones estratégicas. El Gobierno del Kurdistán iraquí ofreció a Bagdad declarar un alto el fuego y empezar el diálogo y a cambio prometió congelar los resultados del referéndum de autodeterminación.

La crisis política derivada del referéndum ha llevado al presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, a anunciar que renunciaba a buscar la reelección --para lo cual tenía que modificar la legislación--, dejando el cargo este mismo miércoles.

Barzani era presidente del Kurdistán desde 2005. Ganó las elecciones de 2009 y su mandato se prorrogó a partir de 2013 en hasta dos ocasiones. Con anterioridad, fue clave en la construcción de las instituciones autónomas kurdas en Irak.

Su anuncio de abandonar el cargo el 1 de noviembre desencadenó un ataque contra el Parlamento en protesta por la decisión, así como ataques contra sedes de partidos políticos en la región semiautónoma.

En el marco de los mismos fue asesinado Ekrem Serif, cámara de la cadena de televisión Kurdistan TV, cadena vinculada con el Partido Democrático del Kurdistán (PDK).

Tras la salida del poder de Barzani, es el primer ministro de la región semiautónoma, Nechirvan Barzani, quien ha quedado al frente de forma temporal de la toma de decisiones, hasta la celebración de elecciones.