El partido de Merkel formaliza el acuerdo con la CSU y anuncia contactos con liberales y ecologistas

Contador
La canciller Angela Merkel y el líder de la CSU, Horst Seehofer
MICHAEL KAPPELER/DPA / MICHAEL KAPPELER
Publicado 09/10/2017 17:46:23CET

BERLÍN, 9 Oct. (DPA/EP) -

La canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado este lunes formalmente un acuerdo programático de su partido, la Unión Cristiano Demócrata (CDU), y su partido hermano bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU), primer escollo para la formación de un gobierno de coalición que incluiría además al Partido Democrático Libre (FDP) y a Los Verdes.

"La CDU y la CSU han logrado un resultado común que veo como una muy buena base para entablar ahora conversaciones con el FDP y Los Verdes", ha afirmado Merkel desde Berlín.

La canciller compareció en una rueda de prensa conjunta con el líder de la CSU, Horst Seehofer, y en la que ha reconocido que aunque esta alianza tripartita sería inédita a nivel federal, "Alemania necesita un Gobierno estable".

"El camino está abierto ahora para hablar con el FDP y Los Verdes", ha apuntado Merkel. "El miércoles 18 de octubre nos reuniremos por separado primero con el FDP y después con Los Verdes y el 20 de octubre tendremos la primera ronda preliminar de conversaciones con todos los posibles socios", ha anunciado.

Para poder entablar los primeros contactos era importante que el bloque conservador acudiera unido tras limar las diferencias en torno a la exigencia de la CSU de establecer un límite a la entrada de refugiados, una condición que hizo incluso peligrar por momentos la alianza entre los dos partidos.

El acuerdo llegó el domingo por la tarde, tras dos años de disputa después de que en 2015 llegaran al país europeo casi 900.000 solicitantes de asilo. El pacto prevé una serie de medidas para que no entren a Alemania más de 200.000 refugiados al año, aunque sin reflejar por escrito la existencia de un límite a las llegadas. También contempla excepciones para situaciones especiales.

"No fue fácil. Durante cuatro horas analizamos toda la cuestión migratoria", ha reconocido Merkel en referencia a la cuestión migratoria. Sin embargo, ha señalado que lo ocurrido en 2015 con la entrada masiva de inmigrantes "no puede volver a ocurrir".

Para Seehofer, aliado de Merkel, el acuerdo supone una "guía" sobre política de refugiados para los próximos años. "El acuerdo tiene en cuenta especialmente casos como que aumente el desempleo de nuevo en Alemania o que una guerra empeore la situación", ha apuntado. "En esos casos el Parlamento alemán deberá decidir sobre cómo proceder", ha añadido. "Para nosotros era importante tener un instrumento para escenarios como el de 2015", ha afirmado el líder bávaro.

Al ser preguntado sobre sus exigencias de incluir a toda costa el límite máximo a los refugiados, algo que no se ha recogido exactamente con esas palabras en el pacto, Seehofer ha afirmado que lo "decisivo" es el contenido. Las medidas que se han acordado como las expulsiones de refugiados y los centros de expulsión contribuirán a mantener este límite, ha apuntado.

Entre las medidas acordadas este domingo está previsto que se apruebe también una ley migratoria para personal cualificado extranjero. Estos, al igual que los nacionales del resto de países miembros de la UE, no estarán incluidos en esa cuota de 200.000.

Merkel debía superar el problema de la cuestión migratoria con su socio bávaro para poder acudir unidos a las conversaciones para formar un futuro Gobierno de coalición en Alemania bajo la fórmula de la coalición "Jamaica" en referencia a los colores negro, amarillo y verde que identifican a estos tres partidos.

El acuerdo de conveniencia no parece sencillo y pone de manifiesto que la política migratoria constituye la verdadera línea roja que marcará las negociaciones, más allá de otros enfrentamientos que podrían surgir entre las tres formaciones en temas como protección del clima o política fiscal, donde cuentan con propuestas diametralmente opuestas.

"En las próximas semanas habrá discusiones no sólo sobre la cuestión de los refugiados, en la que los posibles socios tienen otra opinión, sino también en otras cuestiones como educación, familia y medio ambiente", ha explicado la canciller, que pidió que todo transcurra de manera "muy transparente".

La decisión del Partido Social Demócrata (SPD) de volver a la oposición tras cuatro años de Gobierno conjunto con Merkel y tras obtener el peor resultado electoral de su historia solo deja ese camino o un Gobierno en minoría, algo rechazado desde el principio por la mandataria alemana por la inestabilidad que eso conlleva.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies