El partido de Putin, vencedor de las elecciones legislativas en Rusia

Primer Ministro Ruso, Vladimir Putin, Con El Presidente Ruso, Medvedev
REUTERS
Actualizado 05/12/2011 8:48:20 CET

MOSCÚ, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El partido Rusia Unida, liderado por primer ministro ruso, Vladimir Putin, se ha quedado a las puertas de la mayoría absoluta en los comicios legislativos al recabar el 49,67 por ciento de los votos, según los datos oficiales difundidos por la Comisión Electoral Central, correspondientes al escrutinio del 95 por ciento de los sufragios.

El segundo partido más votado ha sido el Partido Comunista de la Federación Rusa (KPRF), con el 19,13 por ciento, seguido de Una Rusia Justa, con el 13,18 por ciento; y del Partido Liberaldemócrata, cuarta formación política en Rusia, que ha recibido el 11,66 por ciento de los votos.

No obstante, hasta tres partidos se han quedado fuera de la 'Duma', la Cámara Baja del Parlamento ruso, ya que no han logrado el siete por ciento mínimo que establece la legislación electoral rusa. Yabloco ha conseguido el 3,26 por ciento de los sufragios, por delante de Patriotas de Rusia (0,96 por ciento) y de Causa Justa (0,50 por ciento).

La participación en estas elecciones legislativas ha sido del 60 por ciento, según recoge la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

Putin ha declarado que este es "un resultado óptimo que refleja la situación real del país" y ha asegurado que, "con este resultado, podemos garantizar el desarrollo estable" de Rusia.

Este resultado supone el mayor golpe recibido por Putin desde que hiciera acto de presencia en la palestra política nacional como líder de Rusia Unida en 1999. Hace cuatro años, Rusia Unida recabó el 64 por ciento de los votos, un quince por ciento menos que este año. Entonces, los partidos de la oposición arguyeron que el resultado fue inflado de manera fraudulenta.

AVANCE DE LA OPOSICIÓN

Sin embargo, ya el sondeo a pie de urna publicado este domingo ha dejado entrever un posible descalabro electoral de Putin. De hecho, el político independiente Vladimir Rizjov, que no ha podido concurrir a estos comicios, advirtió con anterioridad que estas elecciones "sin precedentes" pueden desembocar en una "crisis política más grande" debido a "la falta de confianza en Putin", "la decepción" y la "frustración".

En cuanto a los resultados cosechados por la oposición, los comunistas KPRF han sido los más beneficiados que, de un 11,6 conseguido en 2007, han pasado al 19,1 por ciento. Por su parte, Una Rusia Justa también ha visto aumentado su apoyo popular en casi cinco puntos, desde el 7,7 recabado en 2004. Asimismo, el Partido Liberaldemócrata ha superado en cuatro puntos, con un doce por ciento, a la marca lograda en las anteriores elecciones.

En este contexto, el parlamentario comunista Sergei Obujov ha celebrado que Rusia "tenga una nueva realidad política".

Putin ha esgrimido una imagen de fuerte autoridad que hasta le ha llevado a mantener breves enfrentamientos dialécticos y cruces de declaraciones con el presidente ruso, Dimitri Medvedev, su eterno escudero en Rusia Unida, ante el hipotético deseo de Medvedev de presentarse a presidente nuevamente.

Medvedev, que este año volverá a ser candidato a primer ministro de Rusia, se presentó hace cuatro años a las presidenciales debido a que la legislación rusa impide gobernar a un mismo candidato durante más de dos legislaturas consecutivas. Medvedev consiguió granjear vientos de cambio en Rusia por sus diferencias en el plano político y económico con respecto a Putin, especialmente, en su actitud más cercana y proactiva hacia Europa y Estados Unidos.

Estos comicios se han celebrado entre acusaciones de irregularidades y fraude, algo que ha rechazado la Comisión Electoral Central. La Policía ha reconocido haber detenido a 70 personas en la segunda ciudad del país, San Petersburgo, y a varias decenas en Moscú, en varias manifestaciones que protestaban contra el supuesto fraude electoral registrado en estas elecciones.