Pedirán que Fernández de Kirchner declare como testigo por la muerte de Nisman

Publicado 28/01/2015 17:59:10CET

BUENOS AIRES, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El técnico informático Diego Lagomarsino pedirá que la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, declare como testigo por la muerte del fiscal Alberto Nisman, para el que trabajaba mientras éste investigaba el atentado contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA)en Buenos Aires.

Lagomarsino, que trabajaba arreglando los ordenadores en la oficina de Nisman, es el único imputado hasta el momento por la muerte del fiscal del caso AMIA porque fue la última persona en verlo con vida, horas antes de que apareciera muerto,

El abogado de Lagomarsino, Maximiliano Rusconi, ha contado a Radio Mitre que Nisman llamó por teléfono a su cliente el sábado 17 de enero "y le pidió que fuera a verlo", lo cual era normal "porque no tenía horarios fijos".

"Entonces va a su casa y tienen una charla informal, donde en un momento Nisman le pregunta si tiene un arma. Lagomarsino le dice que sí, pero que es vieja, que no está mantenida. El fiscal le dice que no importa, que tiene miedo por las nenas", ha dicho.

Lagomarsino va a su casa y vuelve a casa de Nisman para entregrarle la pistola Bersa del calibre 22 con la que, según las primeras investigaciones, se hizo el disparo que mató al fiscal, justo encima de la oreja derecha.

Rusconi ha pedido que Fernández de Kirchner y el secretario general de la Presidencia, Anibal Fernández, declaren como testigos, "ya que tienen tanta información", a juzgar por las numerosas declaraciones que han hecho sobre el posible móvil del asesinato del fiscal.

MUERTE DE NISMAN

El cadáver de Nisman fue encontrado alrededor de las 22.00 (hora local) del 18 de enero en su casa, ubicada en el 13º piso de la torre Le Parc, en Buenos Aires. El fiscal del caso AMIA estaba tendido en el baño y con un disparo encima de su oreja derecha.

Aunque en un principio se barajó la hipótesis del suicidio, ahora tanto la familia como los investigadores lo han descartado. El Gobierno, por su parte, apunta a un complot de la Secretaría de Inteligencia (SINA) para derrocar al 'kirchnerismo'.

La muerte de Nisman ha causado una gran conmoción porque se produjo una semana después de que el fiscal acusara a Fernández de Kirchner y a su ministro de Exteriores, Héctor Timerman, entre otros cargos públicos, de encubrir a los iraníes sospechosos de llevar a cabo el atentado de la AMIA.

El atentado contra la AMIA tuvo lugar el 18 de julio de 1994 y se saldó con 85 muertos y 300 heridos, convirtiéndose así en el mayor ataque terrorista perpetrado en suelo argentino. A pesar de ello, sigue sin resolver porque los sospechosos, cinco iraníes entre los que se encuentran el ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani y el ex ministro de Defensa Ahmad Vahidi, nunca han sido interrogados.