Pekín expresa su deseo de mejorar relaciones con Taiwán ante la perspectiva de acercamiento entre la isla y EEUU

La presidente de Taiwán, Tsai Ing Wen
TYRONE SIU - Archivo
Publicado 03/03/2018 9:58:32CET

PEKÍN, 3 Mar. (Reuters/EP) -

El Gobierno de China ha expresado su deseo de profundizar en sus relaciones con Taiwán, un día después de que medios estatales advirtieron que China podría incluso declarar un conflicto bélico con el territorio si EEUU aprueba un proyecto de ley para estrechar sus lazos con la isla, que Pekín considera su dominio.

El Gobierno chino expresó su ira por el proyecto de ley y avisó ayer a Taiwán de que solo "acabaría quenándose" si prefería mantener relaciones con potencias extranjeras en lugar de la China continental.

La legislación, que solo necesita la firma del presidente Donald Trump para convertirse en ley, establece como política de Estados Unidos permitir a funcionarios de todos los niveles viajar a Taiwán para reunirse con sus homólogos.

Asimismo, la nueva ley permitiría que altos funcionarios taiwaneses entraran en Estados Unidos "bajo condiciones respetuosas". condiciones "y reunirse con funcionarios estadounidenses.

Yu Zhengsheng, el cuarto funcionario de más alto rango del Partido Comunista, se ha mostrado no obstante más amistoso este sábado durante la sesión de apertura de una comisión consultiva del Parlamento que dirige, y que carece prácticamente de cualquier poder ejecutivo.

"Profundizaremos la solidaridad y la amistad con nuestros compatriotas en Hong Kong, Macao y Taiwán, así como en los chinos de ultramar", ha declarado Yu ante los 2.000 delegados en la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino en Pekín.

Su comisión, ha afirmado, se compromete a "movilizar a todos los hijos e hijas de la nación china para trabajar juntos por los mayores intereses nacionales y la realización del sueño chino", ha añadido Yu

La hostilidad de China hacia Taiwán ha aumentado desde la llegada al poder de la proindependentista presidenta Tsai Ing Wen, del Partido Progresista Democrático, en 2016.

China sospecha que Tsai quiere impulsar la independencia formal, que cruzaría una línea roja para los líderes del Partido Comunista en Pekín, aunque Tsai ha dicho que quiere mantener el 'statu quo' y está comprometida a garantizar la paz.