Pekín pide a Tokio que "ponga fin a todos los actos provocativos" sobre las Senkaku/Diaoyu

Actualizado 18/07/2013 11:59:35 CET

PEKÍN, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de China ha solicitado a las autoridades japonesas que "pongan fin a todas las palabras y actos provocativos" sobre los derechos de soberanía chinos en las islas Senkaku/Diaoyu, consideradas territoriales por Japón, según ha informado la agencia china de noticias Xinhua.

"Pedimos a Japón que haga frente a la historia y la realidad y que detenga las palabras y actos provocativos sobre los derechos de soberanía chinos", ha dicho la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chinying. Asimismo, ha urgido a Tokio a "hacer esfuerzos para resolver el problema a través del diálogo".

Las declaraciones de Pekín han llegado apenas horas después de que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, visitara dos de las islas y subrayara que las mismas son "parte inherente del territorio japonés".

La semana pasada, el Gobierno de Japón expresó a través de su informe anual de Defensa su "grave preocupación" por la "expansión" de las actividades navales de China en torno a las islas Senkaku/Diaoyu.

El informe indica que los barcos del gigante asiático han entrado "con frecuencia" en las aguas territoriales japonesas en torno a dichas islas y advierte que algunas de las acciones de los barcos "fueron tan peligrosas que podrían haber provocado situaciones de emergencia".

En respuesta, Pekín rechazó el informe y afirmó que el documento "ignora hechos deliberadamente y presenta a China como una amenaza militar". En este sentido, destacó que China "está en un camino de desarrollo pacífico y las políticas de defensa tienen una naturaleza exclusivamente defensiva".

Desde el pasado mes de septiembre, decenas de patrulleras chinas y, en menor medida, taiwanesas, han navegado por las aguas de las Senkaku/Diaoyu para reivindicar la soberanía de Pekín y Taipei sobre las islas.

La tensión bilateral se disparó el pasado 11 de septiembre, cuando el Gobierno de Japón anunció la compra de tres de las cinco islas a su propietario privado por 2.000 millones de yenes (20 millones de euros), que saldrán de los fondos reservados.

Sin embargo, la disputa territorial se remonta a 1895, cuando Japón se anexionó formalmente las islas para construir una planta procesadora de atún que dio empleo a 200 personas, aunque en 1940 el negocio se desplomó y las islas quedaron desiertas.

Entre 1945 y 1972, el archipiélago permaneció bajo dominación estadounidense, como parte de los acuerdos alcanzados entre Washington y Tokio tras la Segunda Guerra Mundial. Desde la salida estadounidense de las islas, China y Taiwán reclaman su soberanía.

China alega que descubrió el archipiélago en el siglo XIV y, a pesar de las tensas relaciones que mantiene con Taiwán, reconoce que algunas islas pertenecen al territorio como parte de la ciudad de Toucheng, ubicada en el condado de Yilan.

En cambio, Japón asegura que el archipiélago pertenece al completo a la ciudad de Ishigaki, ubicada en la prefectura de Okinawa, y, por tanto, rechaza las reivindicaciones chinas y cualquier acuerdo alcanzado entre Pekín y Taipei.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies