El Pentágono asegura que los bombardeos no persiguen derrocar a Al Assad, sino evitar el uso de armas químicas

Lanzamientos de misiles en Damasco
REUTERS / REUTERS TV
Publicado 14/04/2018 16:58:53CET

NUEVA YORK, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Defensa de EEUU ha asegurado que su intención con los bombardeos de esta madrugada sobre Siria no es la de "cambiar el régimen" en Siria, sino la de evitar nuevos casos de uso de armas químicas, ha declarado este sábado la portavoz del Pentágono, Dana White.

"Esta operación no significa que la política de EEUU haya cambiado, no pretendemos conseguir un cambio de régimen en Siria, fueron unos ataques muy precisos que persiguen evitar el uso del armamento químico", ha afirmado.

White aseguró que el único objetivo de EEUU en Siria "es la derrota de Estado Islámico", y que la operación del sábado "no viola el derecho internacional". La portavoz ha asegurado que EEUU apoya "al cien por cien el proceso de Ginebra de la ONU" y considera que el ataque del sábado "podrá estimular este proceso".

La representante ha afirmado que el Pentágono no está preparado para hacer públicas las pruebas del detonante de esta operación: el presunto uso del armamento químico por Damasco en la localidad siria de Duma, el pasado 7 de abril, ya que "muchas están relacionadas con los servicios de Inteligencia".

Sin embargo, la Casa Blanca ha indicado que la operación comenzó tras verificar datos referentes a las operaciones de coordinación entre oficiales del Ejército sirio antes de lanzar el ataque contra la ciudad.

La Casa Blanca también se ha basado en las imágenes de los impactos y de la población afectada en Duma, y de testigos que aseguran haber visto helicópteros Mi-8 sirios que lanzaron sobre la ciudad bombas de barril cargadas con armas químicas.

Además, White ha defendido el derecho del presidente Donald Trump a lanzar la operación pese a ciertas objeciones en el Congreso: "Estaba en su derecho a lanzar la operación", ha declarado la portavoz antes de relacionar la decisión con el artículo 2 de la Constitución estadounidense, que remite a sus competencias presidenciales extraordinarias, por encima del poder legislativo.