Humala declara el estado de emergencia en cuatro provincias de Cajamarca por las protestas y la huelga

Actualizado 05/12/2011 6:39:35 CET

LIMA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Perú, Ollanta Humala, ha declarado este lunes el estado de emergencia en cuatro provincias del departamento de Cajamarca (noroeste), donde desde hace varias semanas se suceden las protestas contra el proyecto minero Conga y se prolonga una huelga regional.

El estado de emergencia permanecerá vigente durante 60 días a partir de este lunes en las provincias de Cajamarca, Celendín, Hualgayoc y Contumazá, una decisión que ha tomado Humala tras el fracaso de las negociaciones entre el Ejecutivo y los manifestantes.

En un mensaje a la nación, Humala ha asegurado que su Gobierno ha agotado todas las vías posibles hacia el diálogo con los manifestantes y ha culpado de ello a "la intransigencia de un sector de los dirigentes locales y regionales".

"No se ha logrado alcanzar acuerdos mínimos que permitan el retorno de la paz social, el restablecimiento de los servicios públicos a los que tiene derecho el pueblo de Cajamarca y un debate sobre el aspecto central para impulsar el desarrollo de la región, los programas sociales, el plan de inversiones, la construcción de obras de saneamiento básico, carreteras, electrificación rural, entre otros", ha explicado.

Humala ha defendido su gestión, en pos de garantizar la tranquilidad y la estabilidad del país, así como el restablecimiento de los servicios educativos, afectados por el paro regional; y el respeto a la libre circulación, en alusión a los cortes de carreteras acometidos por los manifestantes en varios puntos del departamento de Cajamarca.

El mandatario peruano ha justificado la aprobación del estado de emergencia en que, "actualmente, no existen las condiciones para que estas garantías sean respetadas en Cajamarca" y en defensa de "la paz y el orden interno", según ha informado el diario peruano 'El Comercio'.

Los habitantes de Cajamarca --que viven de la agricultura y la ganadería-- comenzaron el pasado 24 de noviembre una huelga indefinida contra las concesiones otorgadas a Yanacocha para la explotación de oro y cobre. Las comunidades aseguran que el proyecto Conga secará las lagunas que abastecen de agua a la región.

Minas Conga, un proyecto de 4.800 millones de dólares (3.596 millones de euros), es considerado clave en la industria minera peruana, uno de los principales motores de la economía local, que es blanco de una ola de protestas sociales y laborales.

El proyecto, que debería estar listo para 2014, está desarrollado por la empresa estadounidense Newmont y la peruana Buenaventura, propietarias de Yanacocha, la mayor productora de oro de América Latina.

Por su parte, la compañía Yanacocha defiende en su web que "el Proyecto Conga representará entre 800 a 1.000 millones de dólares (de entre casi 597,8 millones a 746 millones de euros) en regalías y cánones mineros para la región y los gobiernos locales de Cajamarca a lo largo de la vida útil del proyecto". Sobre el abastecimiento acuífero, Yanacocha arguye que el proyecto proveerá de "más agua para su zona de influencia, ya que, antes de iniciar las operaciones, construirá cuatro reservorios que duplicarán la capacidad de almacenamiento de las lagunas ubicadas en la zona de explotación".