Llega a Perú un buque hospital mexicano para asistir a los damnificados por el terremoto

Actualizado 31/08/2007 3:55:32 CET

LIMA, 31 Ago. (EP/AP) -

Un buque hospital mexicano arribó ayer a Pisco para ofrecer servicio médico y hospitalario a los damnificados por el grave terremoto registrado el pasado 15 de agosto, mientras muchos lugareños tramitan sus documentos de identidad en medio de una laboriosa recolección de escombros.

El embajador mexicano en Perú, Antonio Villegas, explicó que el buque "es un barco de la armada mexicana acondicionado como hospital. Tiene una dotación de 67 personas, 26 de ellas personal médico de todas las especialidades, con dos quirófanos para realizar intervenciones quirúrgicas, y en esta ocasión viene también con unas 40 toneladas que incluye medicamentos, víveres, ropa y agua".

En declaraciones a la emisora 'RPP', el embajador dijo que la llegada del buque hospital Zapoteco está coordinada con el Ministerio de Salud que le ayudará a facilitar los servicios médicos a la población afectada, no sólo de Pisco sino también de otras localidades del departamento de Ica, a unos 265 kilómetros al sureste de Lima.

Mientras, los residentes de Pisco acuden masivamente al módulo del Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (Reniec), en la Plaza de Armas de la ciudad, para solicitar un duplicado de su Documento Nacional de Identidad (DNI), que perdieron en el seísmo.

"Los trámites se realizan de forma gratuita desde el pasado jueves 21. A diario se atiende a un promedio de 400 ciudadanos que solicitan un duplicado de su documento de identidad", señaló el administrador del Reniec, Jaime Delgado, según citó el diario 'El Comercio'.

El DNI es indispensable para los pisqueños puedan realizar una serie de trámites como el empadronamiento de sus viviendas destruidas. Hasta el momento se han tramitado unas 4.000 solicitudes de este duplicado.

Además, continúa la recolección de escombros que hasta ahora alcanza sólo el 30 por ciento del total que hay en las calles y avenidas de Pisco, tras la destrucción del 80 por ciento de su infraestructura urbana.

El gerente de Desarrollo Urbano del Municipio Provincial de Ica, Carlos Quintanilla Martínez, dijo al diario 'El Comercio' que "se estima que con el desmonte que hay en Pisco se podrían llenar tres estadios nacionales".