Piden una investigación penal contra la Policía por la matanza de Marikana

Policía sudafricana
REUTERS
Publicado 25/06/2015 21:40:05CET

El informe determina que Lonmin no hizo lo suficiente para frenar la violencia

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La comisión que se ha encargado de investigar la muerte de 34 trabajadores a manos de la Policía en una protesta contra la minera británica Lonmin en la región sudafricana de Marikana ha recomendado abrir una investigación penal contra las fuerzas de seguridad.

El presidente del país, Jacob Zuma, ha comparecido durante 30 minutos ante los medios de comunicación para leer un comunicado en el que ha ofrecido un resumen de las conclusiones que los investigadores han plasmado en un informe de 646 páginas.

"El Servicio de Policía de Sudáfrica (SAPS) tomó malas decisiones y fracasó en su intento de ejercer un mando efectivo", ha dicho Zuma, indicando que la torpeza de las fuerzas de seguridad podría haber costado al menos la vida de un hombre al que no le dieron primeros auxilios.

La comisión habla de "un plan defectuoso" porque los policías pretendían cercar a los manifestantes con alambre de espino para desarmarlos pero "dada la gran afluencia de personas debían haber previsto que la situación de saldría fuera de control".

El resultado fue "un derramamiento de sangre". Un total de 34 personas --entre mineros y otros manifestantes-- murieron por disparos realizados por los agentes, según han informado los medios de comunicación sudafricanos.

Por ello, los investigadores han recomendado abrir un proceso penal contra los autores de los disparos, la desmilitarización de la Policía y formación específica para los agentes con el fin de que aprendan a gestionar las concentraciones multitudinarias.

En lo tocante a los demás implicados, la comisión ha determinado que ni Lonmin ni los dos sindicatos mineros --AMCU y NUM-- hicieron lo suficiente para rebajar la escalada de tensión.

Sobre los manifestantes, el informe señala que algunos de ellos llevaban "armas peligrosas a reuniones públicas", por lo que ha pedido que también se investiguen estos hechos.

"Fue una tragedia horrible que no tiene cabina en una democracia", ha dicho Zuma, al tiempo que ha llamado a "aprender una lección de este doloroso episodio". "Deberíamos usarlo para construir una sociedad más pacífica y unida", ha afirmado.

La matanza de Marikana, que tuvo lugar en el verano de 2012, es el peor suceso ocurrido en Sudáfrica desde el fin del Apartheid, de ahí que el Gobierno creara una comisión 'ad hoc' para arrojar luz sobre lo ocurrido.