Piden pena de muerte contra un clérigo acusado de planear atentados en Indonesia desde prisión

El clérigo islámico Aman Abdurrahman, juzgado en Indonesia
REUTERS / ANTARA FOTO AGENCY
Publicado 18/05/2018 9:19:36CET

YAKARTA, 18 May. (Reuters/EP) -

Los fiscales indonesios han solicitado este viernes la pena de muerte para el clérigo islámico radical Aman Abdurrahman, juzgado bajo la acusación de orquestar una serie de ataques, incluido el ataque con armas y suicidas en Yakarta en 2016, desde prisión.

Abdurrahman está siendo juzgado por "planear y/o movilizar a otros para perpetrar actos terroristas (...) para crear una atmósfera de terror entre la población". La fiscal Anita Dewayani ha señalado al tribunal que en virtud de las leyes antiterroristas de Indonesia el imputado, si es declarado culpable, debería enfrentarse a la pena de muerte.

"En vista de la ley, solicitamos a los jueces del Tribunal del Sur de Yakarta que sentencien al imputado, que se ha determinado que perpetró terrorismo", ha defendido Dewayani.

Los fiscales le han vinculado con un supuesto complot para un atentado "al estilo de París" contra extranjeros, así como a los ataques de enero de 2016 en Yakarta en los que murieron ocho personas, incluidos los cuatro asaltantes, cuando terroristas suicidas y hombres armados atentaron en el corazón de la capital indonesia.

Asimismo, sostienen que estuvo detrás del ataque suicida en 2017 en el que murieron tres policías en una estación de autobús en Yakarta y el atentado con bomba contra una iglesia en Samarinda, en la isla de Borneo, en el que resultaron heridos cuatro niños.

El abogado de Abdurrahman ha defendido ante el tribunal este viernes que no hay pruebas que vinculen a su cliente con los ataques. "Él creía en establecer un califato, pero nunca propuso atentar con bomba", ha sostenido el abogado, Asrudin, asegurando que su cliente solo había hablado de llevar a cabo la yihad o guerra santa en Siria.

El clérigo volvió a ser detenido por la Policía el año pasado tras pasar un tiempo en prisión por establecer un campo de entrenamiento para milicianos en la provincia indonesia de Aceh.

Las autoridades creen que Abdurrahman es el líder ideológico del grupo Jamaah Ansharut Daulah (JAD), un grupo miliciano al que Estados Unidos ha designado como organización terrorista y que está vinculado a Estado Islámico.

La Policía ha vinculado la serie de atentados suidas contra iglesias y junto a una comisaría en Surabaya esta semana a JAD. En total, unas 30 personas han muerto en los ataques, entre ellas los trece presuntos suicidas.

Contador