El PNUD busca invertir en zonas rurales pobres para frenar la exclusión y eliminar el extremismo

Niña desplazada de Boko Haram
REUTERS / AFOLABI SOTUNDE
Publicado 25/05/2018 5:31:48CET

OSLO, 25 May. (Reuters/EP) -

El administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Achim Steiner, ha asegurado este jueves que las zonas remotas de naciones pobres necesitan más inversiones para reducir el reclutamiento de los grupos armados, en un cambio de las políticas de desarrollo centradas principalmente en las ciudades.

Steiner, que ha viajado a Oslo para una conferencia sobre la prevención del extremismo violento, ha señalado a Reuters que no hay una forma puramente militar de derrotar a grupos como Estado Islámico, Boko Haram o Al Qaeda.

El PNUD, una agencia de Naciones Unidas con alrededor de 5.000 millones de dólares en contribuciones donantes al año, busca impulsar inversiones en áreas rurales remotas para ayudar a erradicar la pobreza y la marginación , por ejemplo en la región del Sahel, en África.

"Un economista de desarrollo tradicional podría haber considerado hace unos años cómo invertir un millón de dólares en apoyar a pequeñas y medianas empresas en la ciudad capital, tal vez a una o dos ciudades más en el país", ha afirmado Steiner.

"Hoy, si queremos enfrentar el fenómeno de la exclusión , de la radicalización potencial, veremos quién tendrá el mayor beneficio agregado", ha aseverado.

Eso podría significar inversiones en zonas rurales remotas propensas a las incursiones transfronterizas de los milicianos, "que tradicionalmente no hubieran estado a la frente del gasto en desarrollo".

"Incluso ahora con una fuerza de paz en Malí hay partes del país que esencialmente no son estables y seguras incluso un país como Nigeria ha luchado por contener a Boko Haram", ha recalcado.

LA AMENAZA PERMANECE ALTA

La inversión para las personas en zonas rurales "puede ser educación, puede ser acceso a servicios sanitarios, puede ser un acceso a microfinanzas para que puedan invertir en sus propios negocios", ha manifestado Steiner.

El éxito de esas inversiones fue más difícil de medir que un análisis de coste-beneficio de una empresa establecida en una
ciudad, según ha asegurado.

Sin embargo, podría haber ocultado beneficios a largo plazo, por ejemplo, evitando la necesidad de desplegar una fuerza militar internacional que fácilmente podría costar cientos de millones de dólares al año.

El PNUD ha advertido de que hay tendencias contradictorias en la lucha para contener a los milicianos. "Aunque organizaciones extremistas violentas como Al Qaeda, Boko Haram y Estado Islámico están perdiendo control territorial, la amenaza de fragmentación y persistencia de la inseguridad sigue siendo alta", ha señalado en un comunicado sobre las conversaciones en Oslo.

"Las muertes causadas por el terrorismo disminuyeron en un 13 por ciento de 2015 a 2016, lo que representa un declive mundial general en un 22 por ciento desde 2014", con descensos en países como Afganistán, Nigeria, Pakistán y Siria.

Al mismo tiempo "hay un aumento en el número de países que han registrado al menos una muerte relacionada con el terrorismo, de 65 países en 2015 a 77 en 2016", ha añadido.