La pobreza aumentó en Afganistán tras la retirada de las tropas extranjeras en 2011

Hombre con globos en Kabul
REUTERS/MOHAMMAD ISMAIL
Publicado 08/05/2017 17:37:54CET

El paro se triplicó en las zonas rurales y afectó principalmente a los más jóvenes y los analfabetos

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

La pobreza y el desempleo en Afganistán aumentaron en los tres años siguientes al inicio de la retirada de las tropas extranjeras del país en 2011, debido a la marcada caída del crecimiento y al aumento de la inseguridad, según un estudio publicado este lunes por el Gobierno afgano y el Banco Mundial.

De acuerdo con este documento, la pobreza pasó del 36 por ciento en 2011-12 al 39 por ciento en 2013-14, lo que supuso que 1,3 millones de afganos más cayeran en esta situación.

Además, el informe, que incluye datos de 2013-14, ya que son los últimos disponibles, muestra igualmente un dramático deterioro de las oportunidades de empleo, especialmente en las zonas rurales, donde el paro se triplicó desde 2012.

Así, en 2013-14 había dos millones de desempleados, el 60 por ciento hombres y el 74 por ciento en zonas rurales. Los más perjudicados fueron los jóvenes y las personas analfabetas. En concreto, uno de cada tres afganos de entre 14 y 24 años estaba parado y el paro juvenil ascendía al 46 por ciento del total.

"Este informe muestra un país donde el progreso socio-económico está crecientemente en riesgo y, aunque los últimos datos que tenemos son de 2014, hay todas razones para temer que la pobreza sigue estando en niveles muy altos actualmente", ha subrayado el director para Afganistán del Banco Mundial, Shubham Chaudhuri, en un comunicado.

CRECIMIENTO ECONÓMICO PARA TODOS

Por tanto, ha reclamado, "tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para garantizar que el crecimiento económico llega a más afganos y se hace más para evitar que las familias afganas caigan o se vean atrapadas en la pobreza por el conflicto, los desastres naturales y acontecimientos económicos fuera de su control".

El informe, el segundo de este tipo que se publica, ha destacado que la intensificación del conflicto está haciendo las ya de por sí precarias vidas de muchos afganos aún más vulnerables ante los inesperados reveses. Además, la pobreza podría ser heredada por la siguiente generación, ya que los niños dejan de ir a la escuela y las familias se ven obligadas a abandonar sus casas.

Igualmente, pone de relieve las desigualdades entre los afganos que viven en las ciudades, donde hay mejor seguridad, acceso a servicios y oportunidades económicas, y aquellos que viven en las zonas rurales. También entre hombres y mujeres, a las que les resulta cada vez más difícil acceder a educación y servicios sanitarios.

"Dicha pobreza y desigualdad, si no se aborda, podría amenazar los progresos obtenidos en los últimos 15 años", ha advertido el Banco Mundial en su comunicado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies