Polémica en Colombia por el nuevo código policial que permite registrar viviendas sin orden judicial

Actualizado 30/07/2016 3:32:03 CET

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El subdirector de la Policía Nacional colombiana, Ricardo Restrepo, ha confirmado que las órdenes del presidente, Juan Manuel Santos, para allanar unas bodegas en la región de Antioquia donde se alojan alrededor de 900 inmigrantes cubanos no se pudieron llevar a cabo y sus detenciones no se harán efectivas hasta que entre en vigor el nuevo Código de Policía, dentro de seis meses, ha informado radio Caracol.

Este caso evidencia las nuevas facetas de la Policía bajo el inminente nuevo código que está generado polémica en el país.

Santos ha sancionado este viernes el nuevo código en un acto en Cali que ha sido recibido con cautela por distintos sectores sociales que entienden que uno de sus artículos permite a las autoridades conservar la facultad de entrar a un inmueble sin orden escrita. Mientras, el presidente justifica este aspecto del código basándose en situaciones que requieren de una actuación inmediata.

"El país necesitaba este nuevo Código, ya hace más de 40 años se había firmado el anterior y, por ejemplo, este punto de la facultad que se le brinda a las autoridades permite intervenciones inmediatas y efectivas, ya que a veces se critica que no actúan, esto les permite entrar a domicilios y es obvio que hay situaciones donde la Policía tiene que entrar a una vivienda", ha asegurado el mandatario colombiano.

Este aspecto solo se puede hacer efectivo si hay una llamada de auxilio, un incendio, la presencia de un animal que pueda causar daño o para protección a personas o bienes cuando alguien irrumpa violentamente y pueda atentar contra la integridad de los residentes de la vivienda.

Así, Santos ha aclarado que esta norma no limita los derechos y libertades ciudadanos. Al tiempo que ha llamado a los alcaldes de las distintas ciudades colombianas a que empiecen a hacer pedagogía en sus ciudades sobre el nuevo código.

"El nuevo código es un paso importantísimo para nosotros, para la convivencia y la seguridad. Este código no es para encarcelar más gente sino para prevenir problemas penales y evitar las agresiones personales", ha añadido el mandatario.

Los detractores del nuevo código impulsado por Santos, que tendrá incidencia en el escenario posconflicto colombiano, entienden que otorga facultades a la Policía para disolver protestas sociales, facilita el allanamiento sin orden judicial y permite detenciones administrativas arbitrarias. La oposición ha tildado el código de represivo, arbitrario y dictatorial además de ser un reglamento incoherente ante un escenario de posconflicto.