Policía de Baltimore ha cometido abusos sistemáticos con los negros, según informe oficial

Protestan por la muerte de Freddie Gray en Baltimore
REUTERS
Actualizado 10/08/2016 11:21:56 CET

WASHINGTON, 10 Ago. (Reuters/EP) -

Los residentes afroamericanos de Baltimore han estado sometidos a abusos policiales de forma sistemática, según un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que señala como principales problemas el uso excesivo de la fuerza y las detenciones ilegales.

Tras una investigación llevada a cabo a raíz de la muerte de Freddie Gray a manos de las fuerzas de seguridad en 2015, el Departamento de Justicia ha señalado que el cuerpo de Policía de Baltimore sigue un patrón de conducta que viola la Constitución y las leyes federales.

Estas prácticas están produciéndose debido a las continuas deficiencias en la preparación y supervisión de los agentes del Departamento de Policía de Baltimore, que no han sido instruidos de la manera adecuada para actuar dentro de los límites de la ley, según el informe.

No obstante, el departamento "ya ha empezado a modificar sus políticas, sistemas de seguridad y entrenamientos, así como la gestión de datos". El informe ha sido publicado 16 meses después de que un policía detuviera a Gray, de 25 años, que huía de una zona con un alto índice de criminalidad. El afroamericano sufrió una lesión en el cuello durante el arresto y murió una semana después.

El incidente levantó la polémica y provocó una serie de manifestaciones en Baltimore, creando tensión y debate a nivel nacional sobre el procedimiento policial. La justicia presentó cargos contra seis agentes por la muerte de Gray, pero cuatro de ellos quedaron absueltos, por lo que la Fiscalía retiró los cargos.

La investigación llevada a cabo por el Departamento de Justicia estadounidense después de la muerte de Gray ha demostrado que la Policía de Baltimore ha estado llevando a cabo sistemáticamente detenciones y registros ilegales.

La Policía tenía como objetivo ciertos barrios de Baltimore, donde cargaban contra la población afroamericana al carecer de supervisión, según el documento. La investigación ha hallado que los transeúntes afroamericanos son detenidos tres veces más que los caucásicos y que la Policía ha incurrido en el uso excesivo de la fuerza a la hora de detener o interactuar con ciudadanos afroamericanos que presentan algún tipo de discapacidad.

La Policía usa tácticas agresivas que no son necesarias, lo que hace aumentar la tensión, según los resultados de las investigaciones, que muestran que las fuerzas de seguridad han violado frecuentemente la Primera Enmienda de la Carta Magna al detener a manifestantes.